El placer en la tercera edad. Validez de un impulso saludable