Locos y delincuentes. Una inercia despótica en el presente