El marco global pone serias restricciones a una fiscalidad de progreso