Naturaleza y vida: ¿el precio del desarrollo?