Las agencias calificadoras de riesgo: ¿costo o beneficio?