Grieta y subjetividad, una clínica