El cine argentino hoy

El cine argentino hoy

Por NicolĂĄs Batlle

Gracias a la pasiĂłn y la formaciĂłn de los cineastas locales y a la variedad y calidad de sus producciones, esta industria cultural puede tener un futuro promisorio en la Argentina. Un elemento clave es la consolidaciĂłn de los mecanismos que contribuyan al fomento estatal, motor financiero indispensable de la actividad.
 
Productor (ENERC, INCAA). Especializado en la Escuela Internacional de Cine y TelevisiĂłn de San Antonio de los Baños, Cuba. Socio gerente de Magoya Films SA. Entre sus producciones figuran “Mundo Alas”, codirigida y protagonizada por LeĂłn Gieco (2009) y “Wakolda” (2013), dirigida por LucĂ­a Puenzo. Jurado y capacitador de numerosos concursos del INCAA. Presidente de la AsociaciĂłn de Productores Independientes de Medios Audiovisuales –APIMA– (2014-2015). Miembro de la Academia de Artes y Ciencias CinematogrĂĄficas de la Argentina


-A A +A

El cine argentino hoy, en breve y caprichoso decĂĄlogo.

1. La diversidad

Tal vez el rasgo mĂĄs saliente de nuestro cine sea efectivamente su diversidad. El cine argentino produce año tras año una cantidad de pelĂ­culas que se caracterizan especĂ­ficamente por su diversidad de formas narrativas, gĂ©neros, modelos de producciĂłn, modelos de distribuciĂłn, bĂșsquedas estĂ©ticas. El cine argentino produce pelĂ­culas de ficciĂłn con un star system local reconocible como Ricardo DarĂ­n, AdriĂĄn Suar, Diego Peretti, Natalia Oreiro, la China SuĂĄrez, Julieta DĂ­az, Daniel Hendler, y un largo etcĂ©tera; el cine argentino produce cortos y documentales; algunas pelĂ­culas de animaciĂłn; un cine con una fuerte marca autoral que nos representa en los principales festivales de cine del mundo con autores y autoras reconocidos en el mundo como Lucrecia Martel, Pablo Trapero, LucĂ­a Puenzo, LucĂ­a CedrĂłn, Paula HernĂĄndez, Daniel Burman, Israel AdriĂĄn Caetano, Santiago Mitre, entre otros; se hace mucho cine de gĂ©nero terror, gore y ciencia ficciĂłn, y hasta cine pornogrĂĄfico. En definitiva, en la Argentina se hace cine y mucho. En todo el paĂ­s, y sĂșper diverso.

2. El motor

PodrĂ­a decirse que el principal motor del cine argentino son los propios cineastas: guionistas, directores, productores, actores, mĂșsicos y tĂ©cnicos que aman lo que hacen. A decir de Leonardo Favio, ese grupo de personas con un virus dentro de amor al cine que hace que nunca estĂ©n satisfechos sino siempre pensando en la prĂłxima pelĂ­cula. Artistas, soñadores, pero fundamentalmente hacedores. El cine argentino se nutre de ellos, los ama pero tambiĂ©n los consume. El cine no es para que te amen sino para dar amor a los demĂĄs, decĂ­a Leonardo Favio. Otro motor importante es sin dudas el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA) al administrar el Fondo de Fomento CinematogrĂĄfico creado por la ley de cine actual (17.741 y su modificatoria del año 1994, nĂșmero 24.377) que nutre sus fondos del 10% de un impuesto a las entradas de cine de cualquier origen en todo el paĂ­s; el 10% del impuesto a la comercializaciĂłn del video o DVD (en un futuro deberĂ­a incorporarse el VOD o Video en Demand, lĂ©ase Netflix), y el 25% de los ingresos provenientes de la radiodifusiĂłn (a travĂ©s de sus diferentes organismos, ex Comfer, ex AFSCA, hoy Enacom). Ese fondo debe ser utilizado al menos en un 50% para la producciĂłn de pelĂ­culas argentinas nacionales. Se trata de una forma de financiaciĂłn clave para la viabilidad de nuestras pelĂ­culas. Por ende –y como es de pĂșblico conocimiento– es fundamental para el sector conocer cualquier posible modificaciĂłn a los tributos a percibir por parte del INCAA para el Fondo de Fomento CinematogrĂĄfico frente a una probable nueva ley de convergencia. Cualquier modificaciĂłn en los ingresos del INCAA que signifique menos ingresos al fondo de fomento automĂĄticamente generarĂĄ menos cantidad de pelĂ­culas, menor identidad cultural e imagen del paĂ­s en el exterior y una disminuciĂłn en la generaciĂłn de fuentes de trabajo en un sector donde todos los años se incorporan miles de estudiantes de cine ĂĄvidos de hacer sus primeras armas en la industria audiovisual.

3. El sector privado

El cine es una actividad privada con fomento estatal. La participaciĂłn del INCAA en una pelĂ­cula hace que el riesgo del productor sea menor, que el punto de equilibrio de la pelĂ­cula (lĂ©ase: la cantidad de espectadores que deben comprar una entrada para que la pelĂ­cula deje de dar pĂ©rdidas y comience a dar ganancias) sea mĂĄs realista y la actividad sea rentable para los productores. Sendos proyectos existentes de leyes de mecenazgo nacional y de fomento de la industria audiovisual argentina esperan su turno en el Congreso nacional, para fomentar una actividad privada que genera no solo imagen del paĂ­s ante sus ciudadanos y en el mundo, sino una actividad industrial que no contamina y crea puestos de trabajo altamente calificados como son los de las industrias culturales. En la estructura de costos de una pelĂ­cula, casi el 80% son recursos humanos entre guionistas, directores, productores, mĂșsicos, tĂ©cnicos, actores, personal de transporte, catering, de ediciĂłn y laboratorio y un largo etcĂ©tera.

4. InternacionalizaciĂłn

El cine argentino es muy reconocido en el mundo. PrĂĄcticamente no existe festival que no tenga una pelĂ­cula argentina mayoritaria o de coproducciĂłn minoritaria en sus competencias oficiales o paralelas. Nuestro cine se presenta en festivales y gana premios. Los Ășltimos tres premios Goya (el Oscar español) lo certifican para pelĂ­culas tan disĂ­miles como El ciudadano ilustre, El Clan y Relatos salvajes . AdemĂĄs, el cine argentino participa en numerosas coproducciones internacionales, especialmente con paĂ­ses europeos (España a la cabeza) y otros paĂ­ses del “espacio iberoamericano”. Concursos bilaterales de coproducciĂłn con Brasil y Chile y la herramienta histĂłrica del programa de cooperaciĂłn y fomento a las coproducciones Programa Ibermedia lo confirman. El cine argentino es verdaderamente un faro para el cine de la regiĂłn y no se trata de falta de humildad sino de pura realidad fĂĄctica.

5. FederalizaciĂłn

Tal vez el desafĂ­o actual mĂĄs importante (y urgente) es consolidar la federalizaciĂłn de la producciĂłn que se viene llevando a cabo en los Ășltimos años. La ley de cine lo contempla mediante los dos organismos de cogobierno que tiene el INCAA: la Asamblea Federal (conformada por los secretarios o subsecretarios de Cultura de todas las provincias argentinas) y mediante el Consejo Asesor (con un miembro de los poderes ejecutivos provinciales por regiĂłn del paĂ­s). Asimismo, el sector privado o asociativo de las diferentes provincias estĂĄ nucleado en la incipiente FAVA, la federaciĂłn del sector de los cineastas con representaciĂłn de todas las provincias argentinas. Sumado a las diferentes leyes de cine o incentivos provinciales como la ley de promociĂłn audiovisual de Misiones, a travĂ©s del IAAVIM (Instituto de Artes Audiovisuales de Misiones); la reciente ley audiovisual en CĂłrdoba, y el prĂłximo relanzamiento de la ley de cine de San Luis, abren un panorama de fortalecimiento del sector en las diferentes provincias argentinas. Mucho han contribuido los concursos Raymundo Gleyzer y los encuentros del Programa PaĂ­s, ambos organizados por el INCAA, asĂ­ como las diversas escuelas de cine en las diferentes provincias que dĂ­a a dĂ­a y silenciosamente transmiten la pasiĂłn por hacer cine y enseñan sus contenidos narrativos y tĂ©cnicos bĂĄsicos a los futuros cineastas. SerĂ­a injusto no reconocer la labor de ISCAA en Santa Fe; de la EPCTV en Rosario; de la Escuela Regional Cuyo de Cine y Video de Mendoza; de la Escuela Universitaria de Cine, Video y TelevisiĂłn de TucumĂĄn; de la Universidad Nacional de Tierra del Fuego; de la Licenciatura en Cine y TV de la Facultad de Artes de la Universidad Nacional de CĂłrdoba, asĂ­ como de las flamantes sedes de la ENERC-INCAA (Escuela Nacional de Cine y ExperimentaciĂłn CinematogrĂĄfica) en las ciudades de Formosa, Jujuy, San Juan y San MartĂ­n de los Andes.

6. CINAIN

Otro gran paso en pos de la conservación de nuestras imågenes se dio este año con la primera reunión para la conformación del Consejo Asesor del CINAIN, Cinemateca y Archivo de la Imagen Nacional. La CINAIN es un organismo autónomo y autårquico, del Ministerio de Cultura de la Nación, creado en 1999, reglamentado en 2010 y nunca puesto en funcionamiento hasta ahora. La constitución definitiva de la CINAIN y su puesta en marcha serå el pago de una deuda enorme que tiene el cine argentino con su patrimonio, su historia y su memoria.

7. Nuevo RĂ©gimen General de Fomento

El pasado 9 de enero de 2017 se publicĂł en el BoletĂ­n Oficial el nuevo RĂ©gimen General de Fomento del INCAA. Con el comienzo de la presidencia del INCAA en el año 2016 de Alejandro Cacetta (propuesto a la Presidencia de la NaciĂłn por consenso de las principales asociaciones del quehacer cinematogrĂĄfico luego de una iniciativa del entonces presidente de la Academia de las Artes y Ciencias CinematogrĂĄficas de Argentina, Juan JosĂ© Campanella, e injustamente depuesto un año y medio despuĂ©s luego de un burdo informe televisivo, llamado por el propio Campanella como una “torpe opereta”), el INCAA cita a las diferentes asociaciones del sector para proponer modificaciones al plan de fomento vigente en ese momento (Res. 151/13). Luego de mĂĄs de un año de trabajo sale publicado en el BoletĂ­n Oficial el 9 de enero de 2017 el RĂ©gimen General de Fomento (en adelante RGF) que pasa a regular el fomento a la actividad. El RGF es un cuerpo normativo en proceso de formaciĂłn tendiente en un futuro prĂłximo a consolidar la reglamentaciĂłn de los distintos aspectos relativos al fomento de la actividad cinematogrĂĄfica que estĂĄn a cargo del INCAA por disposiciĂłn la ley de cine. Se lo propone como un marco de leyes que posibilita la producciĂłn de pelĂ­culas con diferentes diseños de producciĂłn pensados para distintos tipos de audiencias e incluso para diversas plataformas de exhibiciĂłn, incorporando al Video on Demand mediante la puesta en valor de la plataforma del INCAA para disfrutar el cine argentino, denominada hoy Cine.Ar Play (ex Odeon).

8. Documentales

Otro avance significativo de los Ășltimos años fue el boom del cine documental argentino. En el año 2007 y a instancia de las diferentes asociaciones de documentalistas existentes en el paĂ­s se crea la VĂ­a Digital (en ese momento denominada 5ta. vĂ­a) para la producciĂłn de pelĂ­culas documentales rodadas en digital y finalizadas en ese mismo formato. La explosiĂłn no se hizo esperar y se calcula que casi la mitad de la producciĂłn del cine argentino es realizada mediante la VĂ­a Digital para Documentales, con muy buenas realizaciones que representan al cine argentino en todo el mundo. En ese mismo año 2007 sale al aire un canal de televisiĂłn que significarĂĄ un antes y un despuĂ©s para el documental argentino y la televisiĂłn pĂșblica de nuestro paĂ­s: el Canal Encuentro, dependiente del Ministerio de EducaciĂłn de la NaciĂłn. Contenido de calidad y un oasis para el televidente pensante. Estos dos hechos constituyen un gran avance para el documental argentino y sus audiencias, y deben ser mantenidos mĂĄs allĂĄ de los avatares polĂ­ticos de turno.

9. El sector organizado

La reciente amenaza de una reducciĂłn del fondo de fomento cinematogrĂĄfico, primero a travĂ©s de una nota de prensa aparecida en el diario La NaciĂłn que exponĂ­a la recomendaciĂłn de una consultora en la eliminaciĂłn del impuesto del 10% sobre las entradas de cine –lo que reducirĂ­a sensiblemente los ingresos del INCAA, como vimos principal motor financiero de la producciĂłn de cine en la Argentina– y luego el episodio del pedido de renuncia del presidente del INCAA Alejandro Cacetta, sumado a la posible reducciĂłn de los ingresos del INCAA por la nueva ley de convergencia–luego desmentida por el ministro de Cultura Pablo Avelluto–mostrĂł a un sector unido y ampliamente organizado. Desde la Academia de las Artes y Ciencias CinematogrĂĄficas de la Argentina (presidida actualmente por el productor Axel Kuschevatzky y por el cineasta Juan JosĂ© Campanella) hasta el sector de la producciĂłn y los gremios de trabajadores, la respuesta no se hizo esperar y fue contundente a favor de mantener los recursos del organismo y por ende la generaciĂłn de identidad cultural y trabajo argentino. Simplemente de eso se trata, de defender la posibilidad de expresiĂłn cultural y el trabajo de los argentinos.

10. El futuro

Los miles de estudiantes de cine de todo el paĂ­s auguran un futuro promisorio para el sector audiovisual en nuestro paĂ­s. Con el esfuerzo de los cineastas, con un sector privado muy inteligentemente organizado, el empuje de los estudiantes y las polĂ­ticas pĂșblicas pertinentes, el cine argentino hoy afortunadamente no tiene techo.

<
>


DESCARGAR - VER
NÂș 78: voces en el fenix


DESCARGAR - VER
NÂș 77: CONURBANO


DESCARGAR - VER
NÂș 76: INDUSTRIA Y DESARROLLO


DESCARGAR - VER
NÂș 75: FormaciĂłn Docente


DESCARGAR - VER
NÂș 74: PODER Y COMUNICACIÓN


DESCARGAR - VER
NÂș 73: ELITES


DESCARGAR - VER
NÂș 72: Pueblos Originarios


DESCARGAR - VER
NÂș 71: El derecho a la ciudad


DESCARGAR - VER
NÂș 70: Salud


DESCARGAR - VER
NÂș 68: Derechos Humanos


DESCARGAR - VER
NÂș 69: MERCOSUR


DESCARGAR - VER
NÂș 67: Relaciones Internacionales


DESCARGAR - VER
NÂș 66: La EducaciĂłn de la Primera Infancia


DESCARGAR - VER
NÂș 65: La Universidad como derecho


DESCARGAR - VER
NÂș 64: DEUDA EXTERNA


DESCARGAR - VER
NÂș 63: reforma de la justicia


DESCARGAR - VER
NÂș 62: La Secundaria como derecho


DESCARGAR - VER
NÂș 61: CULTURA


DESCARGAR - VER
NÂș 60: Extractivismo


DESCARGAR - VER
NÂș 59: La ResponsabilizaciĂłn en la gestiĂłn pĂșblica


DESCARGAR - VER
NÂș 58: Deporte y Sociedad


DESCARGAR - VER
NÂș 57: ÁFRICA


DESCARGAR - VER
NÂș 56: ASIA


DESCARGAR - VER
NÂș 55: EconomĂ­a Internacional


DESCARGAR - VER
NÂș 54: Homenaje a Aldo Ferrer


DESCARGAR - VER
NÂș 53: NÂș 53


DESCARGAR - VER
NÂș 52: Las deudas de la Democracia I


DESCARGAR - VER
NÂș 51: Juventud


DESCARGAR - VER
NÂș 50: Un mundo en Guerra


DESCARGAR - VER
NÂș 49: Libertad de expresiĂłn


DESCARGAR - VER
NÂș 48: FUERZAS ARMADAS Y DEMOCRACIA


DESCARGAR - VER
NÂș 47: Problemas Urbanos


DESCARGAR - VER
NÂș 46: CyMAT


DESCARGAR - VER
NÂș 45: Sexualidades


DESCARGAR - VER
NÂș 44: EE.UU. y AmĂ©rica Latina


DESCARGAR - VER
NÂș 43: Desarrollo y Medio Ambiente


DESCARGAR - VER
NÂș 42: DROGAS


DESCARGAR - VER
NÂș 41: Salud


DESCARGAR - VER
NÂș 40: Internet y Nuevas TecnologĂ­as


DESCARGAR - VER
NÂș 39: Internet y Nuevas TecnologĂ­as


DESCARGAR - VER
NÂș 38: EconomĂŹa Social y Solidaria


DESCARGAR - VER
NÂș 37: economĂ­a social


DESCARGAR - VER
NÂș 36: Tercera edad


DESCARGAR - VER
NÂș 35: CĂłrdoba


DESCARGAR - VER
NÂș 34: Control Social


DESCARGAR - VER
NÂș 33: EducaciĂłn Superior


DESCARGAR - VER
NÂș 32: GĂ©nero


DESCARGAR - VER
NÂș 31: 30 años de democracia


DESCARGAR - VER
NÂș 30: Justicia


DESCARGAR - VER
NÂș 29: DesafĂ­os culturales


DESCARGAR - VER
NÂș 28: EconomĂ­as Regionales


DESCARGAR - VER
NÂș 27: EconomĂ­as Regionales


DESCARGAR - VER
NÂș 26: NÂș 26


DESCARGAR - VER
NÂș 25: pueblos indĂ­genas


DESCARGAR - VER
NÂș 24: Ciencia y Poder


DESCARGAR - VER
NÂș 23: pobreza II


DESCARGAR - VER
NÂș 22: Pobreza


DESCARGAR - VER
NÂș 21: Migraciones


DESCARGAR - VER
NÂș 20: AGUA


DESCARGAR - VER
NÂș 19: IntegraciĂłn Regional


DESCARGAR - VER
NÂș 18: Estado II


DESCARGAR - VER
NÂș 17: Estado I


DESCARGAR - VER
NÂș 16: Industria


DESCARGAR - VER
NÂș 15: Seguridad democrĂĄtica


DESCARGAR - VER
NÂș 14: Reforma fiscal II


DESCARGAR - VER
NÂș 13: Reforma fiscal I


DESCARGAR - VER
NÂș 12: AgroganaderĂ­a


DESCARGAR - VER
NÂș 11: Crisis financiera internacional


DESCARGAR - VER
NÂș 10: EnergĂ­a


DESCARGAR - VER
NÂș 9: Transporte


DESCARGAR - VER
NÂș 8: Ciencia y tecnologĂ­a


DESCARGAR - VER
NÂș 7: Salud


DESCARGAR - VER
NÂș 6: Empleo


DESCARGAR - VER
NÂș 5: HĂĄbitat y vivienda


DESCARGAR - VER
NÂș 4: Argentina en el mundo


DESCARGAR - VER
NÂș 3: EducaciĂłn


DESCARGAR - VER
NÂș 2: Medio ambiente


DESCARGAR - VER
NÂș 1: Argentina hoy

Voces en el Fénix NÂș 61
TIEMPOS DIFÍCILES

CULTURA

ArtĂ­culos de este nĂșmero

Mempo Giardinelli
A modo de introducciĂłn
Horacio GonzĂĄlez
MĂ©todos de arrasamiento cultural
Miguel Russo
El periodismo porteño y los grandes multimedios argentinos
Jorge Felippa y Graciela Bialet
Cultura en CĂłrdoba: efervescencia y cuentas pendientes
MĂłnica Ambort
Medios comunitarios en peligro
NicolĂĄs Batlle
El cine argentino hoy
Graciela Falbo
La universidad argentina y el periodismo que viene
Francisco Tete Romero
Del crisol de razas al horizonte pluricultural
Natalia Porta LĂłpez
PolĂ­ticas de lectura en la Argentina
Emilce Moler
Las voces, mås allå de las efemérides. O el pasado siempre presente
Atilio Fanti
Historia de la Universidad Popular de Resistencia
Daniel Filmus
Educar para la construcciĂłn de una cultura de la memoria
Walter A. BordĂłn
Cavilaciones de un productor: la cara B de la mĂșsica argentina
MarĂ­a Luisa Miretti
Santa Fe y la cultura, hoy
Luis Borda
Vigencia del tango en el mundo
Daniel Alonso
Estado de la cultura en la Patagonia
Noé Jitrik
Dos culturas

Newsletter