El actual comercio exterior argentino (des)administrado

El actual comercio exterior argentino (des)administrado

Por AgustĂ­n Crivelli

Embarcado nuevamente en un modelo de orientaciĂłn primario exportadora, nuestro paĂ­s experimenta ya las consecuencias negativas de este proceso: caĂ­da de las exportaciones en un contexto externo de proteccionismo, aumento de las importaciones con consiguiente desplazamiento de los sectores productivos locales y empeoramiento de la balanza comercial, entre otros.
 
Economista. Docente (FSOC-UBA). Investigador del CIHESRI-IDEHESI (CONICET). Ex director de Proyectos de InversiĂłn Productiva del Ministerio de Relaciones Exteriores.


-A A +A

Sin dudas, el esquema de inserciĂłn internacional, y en particular en lo que refiere a las relaciones comerciales, es uno de los aspectos donde los cambios introducidos por el gobierno de Mauricio Macri resultan mĂĄs evidentes. La Argentina ha pasado de un proyecto polĂ­tico-econĂłmico en el cual la inserciĂłn internacional priorizaba a la regiĂłn en general, y al Mercosur en particular, como espacios de acumulaciĂłn a partir de los cuales procurar obtener las economĂ­as de escala y el aprendizaje necesarios para el desarrollo de ciertos sectores industriales, a otro esquema con una marcada orientaciĂłn primario exportadora.

El actual gobierno dejĂł en claro desde su asunciĂłn que su polĂ­tica exterior se orientarĂ­a a las necesidades de un proyecto econĂłmico con base en la apertura irrestricta, dando como resultado el refuerzo de una inserciĂłn primario exportadora. Se trata de una polĂ­tica exterior que profundiza la inserciĂłn dependiente, donde unos pocos sectores se ven beneficiados, tales como los bancos, los socios menores del gran capital transnacional y los grandes exportadores, beneficiados por la baja de retenciones y por la fuerte devaluaciĂłn inicial. Mientras que el grueso de los sectores productivos sufre las consecuencias negativas.

El gobierno de Cambiemos parece no haber tomado nota del cambio que significó el triunfo de Donald Trump en los Estados Unidos. Su errónea evaluación del contexto internacional promueve una amplia apertura comercial y el avance en la firma de tratados de libre comercio, justo al mismo tiempo que las grandes potencias occidentales se estån moviendo en el sentido contrario. Así, a contramano del mundo, el gobierno de Macri impulsa la apertura de la economía argentina en un contexto de un fuerte repliegue proteccionista tanto de los Estados Unidos como de Europa. El resultado no podría ser otro que el que hemos tenido en estos dos primeros años de gestión macrista: caída de las exportaciones y desplazamiento de producción local por compras externas.

La situaciĂłn del sector externo sufriĂł un marcado deterioro en los Ășltimos años. Las exportaciones no crecieron, a pesar de la fuerte devaluaciĂłn inicial y la quita de retenciones, y el mĂ­nimo saldo comercial positivo de 2016 se transformĂł en un preocupante saldo negativo en 2017.

La economía mundial ya no cuenta con un proceso de fuerte expansión que la caracterizó desde los primeros años del milenio hasta mediados de 2012. Por el contrario, los precios de las commodities han venido cayendo abruptamente, junto con la retracción de las exportaciones industriales a Brasil, nuestro principal cliente.

Tal como se señaló, al repasar el comercio exterior argentino durante la primera mitad de gobierno de Cambiemos nos encontramos con un primer año donde el intercambio comercial dejó un saldo positivo, pero no como resultado de un incremento de las ventas de productos argentinos al resto del mundo, sino por una significativa merma en las importaciones.

La caĂ­da en los niveles de consumo interno, producto del empeoramiento de los niveles de los salarios reales y los mecanismos de administraciĂłn del comercio que aĂșn subsistĂ­an del gobierno anterior son los factores centrales que explican la caĂ­da en las compras externas. De este modo, el año 2016 cerrĂł con una balanza comercial superavitaria en U$S 2.124 millones.

Pero a fines de 2016 ya se empezaron a sentir los efectos de las polĂ­ticas de liberalizaciĂłn comercial. Con la eliminaciĂłn de los mecanismos de comercio administrado, en un mundo ĂĄvido por colocar sus excedentes y con posturas cada vez mĂĄs proteccionistas, las importaciones comenzaron a crecer de manera sostenida mientras las ventas externas mostraron su camino descendente.

En 2017, ya en el segundo año de administraciĂłn macrista, con la profundizaciĂłn de las polĂ­ticas de apertura unilateral, y tras doce meses consecutivos de dĂ©ficit comercial, el resultado negativo de la balanza comercial alcanzĂł el record histĂłrico de U$S 8.471 millones (unas 4,5 veces por encima de lo presupuestado), superando cĂłmodamente el anterior rĂ©cord de U$S 5.751 millones en 1994, asĂ­ como los U$S 4.943 millones de 1998. Tomando en consideraciĂłn que el año 2016 finalizĂł con un superĂĄvit de U$S 2.124 millones, el deterioro del saldo comercial en el Ășltimo año fue incluso superior a los U$S 10.000 millones.

En 2017, las exportaciones tuvieron un crecimiento marginal (0,9%) respecto del año anterior, alcanzando los U$S 58.428 millones, al tiempo que las importaciones se incrementaron sostenidamente (19,7%) llegando a los U$S 66.899 millones.

Comercio exterior argentino
(años seleccionados, en millones de dólares)

Fuente: Indec.

En términos generales, el notable aumento de las importaciones de productos industriales, con un claro protagonismo de vehículos y autopartes (+40,9% interanual) y otros bienes de capital (+23%), es lo que explica el abultado saldo negativo de la balanza comercial en 2017.

Comercio exterior con paĂ­ses seleccionados
(2017, en millones de dĂłlares)

Fuente: Indec

En lo que refiere a los orígenes y destinos de las importaciones y exportaciones, respectivamente, el año pasado nuestro país registró déficits sustanciales en el intercambio comercial con sus principales socios: Brasil, China, Estados Unidos y la Unión Europea. La suma del déficit comercial con estos cuatro destinos significó un total de U$S 22.633 millones, entre los que se destacan Brasil (-U$S 8.672 millones) y China (-U$S 7.988 millones).

Desde el lado de las exportaciones, la liberalizaciĂłn de los mercados no sĂłlo no se tradujo en una explosiĂłn en las ventas externas, sino que incluso se produjo una caĂ­da en las exportaciones, explicada fundamentalmente por el retroceso de la venta de productos con tradiciĂłn histĂłrica en la producciĂłn local, lo que representa un sĂ­ntoma claro de la ausencia de logros en materia comercial por parte de la gestiĂłn Cambiemos.

Los funcionarios del gobierno rechazan la existencia de un proceso aperturista que fomenta el reemplazo de producción interna por bienes importados, y señalan que el notable desbalance comercial se explica por un proceso virtuoso de incorporación de maquinarias y equipos de inversión, en un contexto de expansión productiva. La realidad de las estadísticas en lo que refiere tanto a niveles de actividad como de empleo, no parece apoyar dicha teoría.

Por otro lado, tal como se señaló, un aspecto central a considerar en el anålisis de las compras externas de bienes de capital es que en las mismas se encuentran incluidos bienes que son producidos por la industria nacional, por lo que la importación de este tipo de bienes, si bien puede incrementar el stock de capital, al mismo tiempo desplaza producción local, cercenando las posibilidades de crecimiento de la industria en la Argentina.

En el caso puntual de telĂ©fonos celulares, uno de los bienes donde las importaciones registraron un mayor crecimiento, y dado que a fines del 2017 el gobierno eliminĂł sus posiciones arancelarias del sistema de Licencias No AutomĂĄticas –pasĂĄndolas al de Licencias AutomĂĄticas–, no es difĂ­cil suponer que las importaciones de este rubro continuarĂĄn incrementĂĄndose en el tiempo.

Existen sobrados elementos para suponer una intenciĂłn deliberada del gobierno en detrimento de los sectores industriales: impulsa un proceso de apertura importadora (en un contexto de pronunciada caĂ­da del consumo interno, que es el principal destino de los bienes finales industriales); incrementa desmedidamente tanto las tarifas de servicios pĂșblicos como de los combustibles; implementa una polĂ­tica de elevadas tasas de interĂ©s reales, y remata con la liberalizaciĂłn y apreciaciĂłn cambiaria que fomenta la valorizaciĂłn financiera en detrimento de las inversiones productivas. Estamos sin dudas frente a un combo letal para amplios sectores industriales.

Uno de los sectores centrales al interior de la matriz industrial argentina es el automotriz, el cual explica en gran medida el déficit comercial del sector industrial y de la balanza comercial en su conjunto, alcanzando un déficit sectorial de alrededor de U$S 9.000 millones en 2017.

Las importaciones de autopartes y bienes intermedios para la industria automotriz mostraron un comportamiento relativamente estable durante los dos primeros años de la gestión Cambiemos, ubicåndose en valores similares a los del año 2015. Sin embargo, en el subsector de vehículos terminados, las importaciones se expandieron notablemente, desplazando producción local por extranjera. Las ventas de vehículos en el mercado local se incrementaron un 20% en el año 2017 (alcanzando las 900 mil unidades, de las cuales la mitad fueron importadas). El problema central reside en que las importaciones de vehículos terminados crecieron un alarmante 42% durante 2017.

El persistente crecimiento de las importaciones de vehĂ­culos terminados responde, en gran medida, a la casi inexistente administraciĂłn del comercio exterior y un claro incumplimiento del denominado intercambio flex con Brasil.

Durante 2017, la Argentina aumentó sus compras desde su principal socio comercial, Brasil, en un 23,9%, lo que se tradujo en un incremento del orden del 46,5% en el déficit comercial bilateral hasta alcanzar los U$S 8.672 millones, lo que lo coloca en el récord histórico.

Intercambio comercial Argentina-Brasil
(2016-2017, en millones de dĂłlares)

Fuente: Indec

El Acuerdo Automotriz firmado entre Argentina y Brasil, que rige desde junio de 2016 hasta junio de 2020, establece un intercambio bilateral libre de aranceles, siempre y cuando a lo largo de ese perĂ­odo las compras de un paĂ­s a otro no superen en una vez y media lo que venden. Es decir, si un paĂ­s exporta autopartes y unidades terminadas por 100 dĂłlares, lo mĂĄximo que podrĂĄ importar son 150 dĂłlares. De lo contrario, al final del perĂ­odo deberĂĄ pagar aranceles por la porciĂłn que superĂł el monto establecido en dicho acuerdo.

Las perspectivas del sector automotriz para este año no son nada alentadoras. Durante el primer mes del año, la producción cayó 18% en comparación con igual mes de 2017, en un contexto en el cual las ventas de las concesionarias se incrementaron en un 22%, dejando entrever que el boom importador lejos estå de detenerse. Actualmente, siete de cada diez vehículos que se comercializan en la Argentina provienen del exterior, mayormente de Brasil, aunque las marcas chinas que ya han desembarcado (Geely, Baic, Foton y DFSK) y las que estån por venir plantean nuevos problemas a futuro.

En definitiva, el fin de las polĂ­ticas de administraciĂłn del comercio exterior y el reemplazo por un esquema de liberalizaciĂłn comercial y financiera que lleva adelante el gobierno de Mauricio Macri terminarĂĄ agravando año tras año el desbalance comercial. El creciente dĂ©ficit externo se financia con mayores niveles de endeudamiento, y la nueva deuda, lejos de ser utilizada en inversiones que permitan incrementar las exportaciones, o sustituir importaciones, que aseguren su repago, se utiliza para la especulaciĂłn financiera y la fuga de divisas. Las elevadas tasas de interĂ©s atraen capitales externos y, ademĂĄs de conspirar contra la inversiĂłn productiva, acentĂșan un esquema de retraso cambiario.

Para el año 2018, las estimaciones no auguran una mejora de la balanza comercial, mås bien todo lo contrario. Se espera que se profundice el déficit comercial, el cual podría alcanzar los U$S 11.000 millones. En el mes de enero de 2018 este déficit se acentuó, liderado por las importaciones de combustibles y lubricantes (con un incremento de casi 86%) y el sector automotriz (que implicó una salida de divisas de casi U$S 500 millones, con un salto interanual de mås del 48%).

Estamos ante un esquema econĂłmico que Ășnicamente puede seguir funcionando mediante un creciente endeudamiento, y lamentablemente se trata de un dĂ©jĂ  vu. Ya hemos vivido bajo estas mismas polĂ­ticas y el final siempre ha sido el mismo. Llegado el momento, la corrida desde las Letras del Banco Central o los Bonos del Tesoro hacia el dĂłlar provocarĂĄ una fuerte devaluaciĂłn con su consecuente efecto inflacionario.

Pero resulta importante no perder de vista que no estamos frente a un caso de “mala praxis” económica. Por el contrario, la administración actual entiende muy bien lo que está haciendo y hacia dónde nos dirigimos: un país con altos niveles de desocupación y pobreza. Lo que se traduce en salarios reales mucho más bajos, y un país fuertemente endeudado con acreedores externos, con menores niveles de soberanía, que dejarán muy poco margen de maniobra para futuros gobiernos que procuren aplicar políticas que busquen mejorar la distribución de la riqueza.

Resulta necesario modificar cuanto antes el rumbo de estas polĂ­ticas. De otra manera se estĂĄn poniendo en riesgo las posibilidades futuras de desarrollo de nuestro paĂ­s y, consecuentemente, las condiciones materiales de vida de las futuras generaciones de argentinos.

<
>


DESCARGAR - VER
NÂș 79: PACTO SOCIAL


DESCARGAR - VER
NÂș 78: voces en el fenix


DESCARGAR - VER
NÂș 77: CONURBANO


DESCARGAR - VER
NÂș 76: INDUSTRIA Y DESARROLLO


DESCARGAR - VER
NÂș 75: FormaciĂłn Docente


DESCARGAR - VER
NÂș 74: PODER Y COMUNICACIÓN


DESCARGAR - VER
NÂș 73: ELITES


DESCARGAR - VER
NÂș 72: Pueblos Originarios


DESCARGAR - VER
NÂș 71: El derecho a la ciudad


DESCARGAR - VER
NÂș 70: Salud


DESCARGAR - VER
NÂș 68: Derechos Humanos


DESCARGAR - VER
NÂș 69: MERCOSUR


DESCARGAR - VER
NÂș 67: Relaciones Internacionales


DESCARGAR - VER
NÂș 66: La EducaciĂłn de la Primera Infancia


DESCARGAR - VER
NÂș 65: La Universidad como derecho


DESCARGAR - VER
NÂș 64: DEUDA EXTERNA


DESCARGAR - VER
NÂș 63: reforma de la justicia


DESCARGAR - VER
NÂș 62: La Secundaria como derecho


DESCARGAR - VER
NÂș 61: CULTURA


DESCARGAR - VER
NÂș 60: Extractivismo


DESCARGAR - VER
NÂș 59: La ResponsabilizaciĂłn en la gestiĂłn pĂșblica


DESCARGAR - VER
NÂș 58: Deporte y Sociedad


DESCARGAR - VER
NÂș 57: ÁFRICA


DESCARGAR - VER
NÂș 56: ASIA


DESCARGAR - VER
NÂș 55: EconomĂ­a Internacional


DESCARGAR - VER
NÂș 54: Homenaje a Aldo Ferrer


DESCARGAR - VER
NÂș 53: NÂș 53


DESCARGAR - VER
NÂș 52: Las deudas de la Democracia I


DESCARGAR - VER
NÂș 51: Juventud


DESCARGAR - VER
NÂș 50: Un mundo en Guerra


DESCARGAR - VER
NÂș 49: Libertad de expresiĂłn


DESCARGAR - VER
NÂș 48: FUERZAS ARMADAS Y DEMOCRACIA


DESCARGAR - VER
NÂș 47: Problemas Urbanos


DESCARGAR - VER
NÂș 46: CyMAT


DESCARGAR - VER
NÂș 45: Sexualidades


DESCARGAR - VER
NÂș 44: EE.UU. y AmĂ©rica Latina


DESCARGAR - VER
NÂș 43: Desarrollo y Medio Ambiente


DESCARGAR - VER
NÂș 42: DROGAS


DESCARGAR - VER
NÂș 41: Salud


DESCARGAR - VER
NÂș 40: Internet y Nuevas TecnologĂ­as


DESCARGAR - VER
NÂș 39: Internet y Nuevas TecnologĂ­as


DESCARGAR - VER
NÂș 38: EconomĂŹa Social y Solidaria


DESCARGAR - VER
NÂș 37: economĂ­a social


DESCARGAR - VER
NÂș 36: Tercera edad


DESCARGAR - VER
NÂș 35: CĂłrdoba


DESCARGAR - VER
NÂș 34: Control Social


DESCARGAR - VER
NÂș 33: EducaciĂłn Superior


DESCARGAR - VER
NÂș 32: GĂ©nero


DESCARGAR - VER
NÂș 31: 30 años de democracia


DESCARGAR - VER
NÂș 30: Justicia


DESCARGAR - VER
NÂș 29: DesafĂ­os culturales


DESCARGAR - VER
NÂș 28: EconomĂ­as Regionales


DESCARGAR - VER
NÂș 27: EconomĂ­as Regionales


DESCARGAR - VER
NÂș 26: NÂș 26


DESCARGAR - VER
NÂș 25: pueblos indĂ­genas


DESCARGAR - VER
NÂș 24: Ciencia y Poder


DESCARGAR - VER
NÂș 23: pobreza II


DESCARGAR - VER
NÂș 22: Pobreza


DESCARGAR - VER
NÂș 21: Migraciones


DESCARGAR - VER
NÂș 20: AGUA


DESCARGAR - VER
NÂș 19: IntegraciĂłn Regional


DESCARGAR - VER
NÂș 18: Estado II


DESCARGAR - VER
NÂș 17: Estado I


DESCARGAR - VER
NÂș 16: Industria


DESCARGAR - VER
NÂș 15: Seguridad democrĂĄtica


DESCARGAR - VER
NÂș 14: Reforma fiscal II


DESCARGAR - VER
NÂș 13: Reforma fiscal I


DESCARGAR - VER
NÂș 12: AgroganaderĂ­a


DESCARGAR - VER
NÂș 11: Crisis financiera internacional


DESCARGAR - VER
NÂș 10: EnergĂ­a


DESCARGAR - VER
NÂș 9: Transporte


DESCARGAR - VER
NÂș 8: Ciencia y tecnologĂ­a


DESCARGAR - VER
NÂș 7: Salud


DESCARGAR - VER
NÂș 6: Empleo


DESCARGAR - VER
NÂș 5: HĂĄbitat y vivienda


DESCARGAR - VER
NÂș 4: Argentina en el mundo


DESCARGAR - VER
NÂș 3: EducaciĂłn


DESCARGAR - VER
NÂș 2: Medio ambiente


DESCARGAR - VER
NÂș 1: Argentina hoy

Voces en el Fénix NÂș 67
UN LUGAR BAJO EL SOL

Relaciones Internacionales

ArtĂ­culos de este nĂșmero

Mario Rapoport
Sobre el libre comercio y las polĂ­ticas de apertura del sector externo
MarĂ­a Cecilia MĂ­guez
Las bases de la polĂ­tica exterior del gobierno de la alianza Cambiemos
Leandro Morgenfeld
Macri, con Obama y Trump: persisten las dificultades bilaterales
Cecilia NahĂłn
América latina en el G-20: continuidades y rupturas de la agenda regional (2008-2018)
Enrique J.M. Manson
PolĂ­ticas exteriores alternativas
Carlos Escudé
Realismo social: una polĂ­tica exterior al servicio del pueblo
Alejandro Simonoff
Las corrientes de pensamiento predominantes de la polĂ­tica externa argentina
AgustĂ­n Crivelli
El actual comercio exterior argentino (des)administrado
Julio C. Gambina
La posiciĂłn argentina frente a la OMC
Jorge Gaggero y Juan Valerdi
La Argentina y las “guaridas fiscales”
Julio Sevares
Relaciones ALC-China, oportunidades y desafĂ­os
Eduardo Daniel Oviedo
Las relaciones argentino-chinas a dos años de la alternancia política
Edmundo AnĂ­bal Heredia
RegionalizaciĂłn y relaciones trans-nacionales
Eduardo Madrid
El nuevo papel de Brasil en la polĂ­tica exterior argentina y viceversa
Jorge Gonzalorena Döll
Las relaciones entre Argentina y Chile
Ricardo Vicente
Guatemala: el primer golpe de la CIA en América latina
Federico Pinedo
Malvinas
Miryam Colacrai
La Argentina y sus intereses antĂĄrticos. Proyecciones de su accionar en un contexto complejo
Gladys Lechini
Voces argentinas en África, al ritmo de los impulsos
Federico Bernal
Hidrocarburos. Resumen y balance 2015-2017
Andrés Musacchio
El Mercosur en la mesa de saldos: las negociaciones en pos de un acuerdo de libre comercio con la UniĂłn Europea
NoemĂ­ Brenta
Argentina, la rémora del sector externo

Newsletter