De cómo una conducta racional en los medicamentos puede financiar la Epidemiología Comunitaria