Asia: turbulencia

Asia: turbulencia

Por Clarisa Giaccaglia

Asia se ha convertido en el nuevo centro de gravedad mundial. Tierra de enormes contrastes, alberga desde tiempos inmemoriales una multiplicidad Ă©tnica, lingĂŒĂ­stica, religiosa y polĂ­tica. Mientras intenta afianzar su ascenso en el campo econĂłmico, y exporta al mundo entero distintos elementos de sus variados sistemas de creencias, es imprescindible, para tratar de entenderlo, desagregarlo en diferentes subregiones. En las pĂĄginas que siguen, un recorrido atrapante por el continente mĂĄs poblado del planeta.
 
Doctora en Relaciones Internacionales de la Universidad Nacional de Rosario (UNR). Investigadora asistente del CONICET. Docente-investigadora de la Facultad de Ciencia PolĂ­tica y Relaciones Internacionales (UNR). Coordinadora del Programa de Estudios Argentina- Brasil (PEAB) del Programa de Estudios sobre Relaciones y CooperaciĂłn Sur-Sur (PRECSUR), UNR


-A A +A

Asia constituye el continente mĂĄs grande y el mĂĄs habitado del planeta, reuniendo al 60 por ciento de la poblaciĂłn mundial. Tierra de enormes contrastes, alberga histĂłricamente una multiplicidad Ă©tnica, lingĂŒĂ­stica, religiosa y polĂ­tica a la cual se han sumado, en años recientes, una serie de procesos contradictorios: potencias emergentes conviven con agudas desigualdades socioeconĂłmicas. Igualmente, de un mismo continente provienen la doctrina gandhiana de no violencia, la visiĂłn pacifista nipona que aboga por la ausencia de ejĂ©rcito nacional, junto con el virulento extremismo del yihadismo.

Todo ello podrĂ­a, no obstante, englobarse en un denominador comĂșn asociado a la imagen de turbulencia: siguiendo una trayectoria sinuosa y en forma de torbellino, Asia se ha convertido en el nuevo centro de gravedad mundial. Esta turbulencia puede ser sĂ­mbolo de destrucciĂłn pero tambiĂ©n puede significar un despertar con el advenimiento de nuevas ideas y, por ende, de una nueva forma de pensar el mundo.

Si bien en tĂ©rminos de emplazamiento terrestre tanto Asia como Europa ocupan el mismo continente territorial al que se denomina Eurasia, se consideran dos entidades diferentes por razones histĂłricas, polĂ­ticas y culturales. En este sentido, resulta curioso recordar que el tĂ©rmino “asia” proviene del griego y se le atribuye originariamente al historiador Herodoto en el siglo V a.C. Si bien existen diversas acepciones sobre su significado, la mayorĂ­a de ellas la vinculan con la expresiĂłn “al este”, puesto que era utilizada para referirse a los territorios al este del mar Egeo. Asimismo, el concepto se empleaba para indicar el ascenso del sol, en contraposiciĂłn al tĂ©rmino “europa”, es decir, ocaso. Esta Ășltima acepciĂłn tiene lĂłgica, teniendo en cuenta que en la antigĂŒedad –y posiblemente por el desconocimiento de la existencia de AmĂ©rica– se pensaba que asĂ­ como el sol salĂ­a desde Asia, se ponĂ­a en Europa.

Ascenso y ocaso podrĂ­an volverse reveladores en nuestros dĂ­as, y aunque la afirmaciĂłn pueda resultar demasiado desafiante posibilita, al menos, una apertura a la reflexiĂłn, no solo sobre el destino de Asia sino del sistema mundial en su conjunto.

En efecto, las acaloradas discusiones en torno al Brexit y sus, hasta ahora, impredecibles consecuencias para el futuro de Europa, junto con la participaciĂłn de ciudadanos europeos en varios de los Ășltimos atentados terroristas ocurridos en el viejo continente, ponen de manifiesto un pensamiento eurocĂ©ntrico que atraviesa un profundo proceso de introspecciĂłn polĂ­tica. En contraposiciĂłn, el continente asiĂĄtico parece querer despuntar en un ascenso que comenzĂł quizĂĄs en tĂ©rminos econĂłmicos –ya que concentra alrededor del 40% del PIB mundial– pero que busca tambiĂ©n hacer valer un determinado sistema de creencias. En este sentido, tanto China como India –con culturas y prĂĄcticas claramente diferentes de las de Occidente– se han convertido en actores importantes en los asuntos globales, cuyas ideas sobre el mundo buscan influir en la configuraciĂłn del orden mundial. A modo de ejemplo, cabe mencionar la teorĂ­a china del Tianxia (“lo que estĂĄ bajo el cielo”), la cual recurriendo a esquemas conceptuales y filosĂłficos chinos propone un sistema universal del mundo y no de los Estados que posibilite el orden, la paz y la legitimidad sobre la base de la unidad en la diversidad.

Las visiones paradigmĂĄticas alternativas no se restringen solo al ĂĄmbito polĂ­tico sino que se trasladan a otros campos como el de la medicina. Con significativas diferencias, la medicina oriental plantea una forma distinta de concebir el cuerpo humano. Con la invenciĂłn del microscopio y el descubrimiento de la cĂ©lula, la medicina occidental se concentrĂł en un enfoque materialista del cuerpo. Es decir, se basa en la idea de que solo lo que existe en el reino fĂ­sico es verdadero. La medicina oriental, en cambio, actĂșa sobre la energĂ­a que anima a las cĂ©lulas. De esta manera, las terapias orientales como la acupuntura china o la medicina ayurvĂ©dica de India priorizan los tratamientos preventivos y la contemplaciĂłn de la unidad cuerpo, mente y espĂ­ritu. Nuevamente, en este aspecto entonces, el avance de Oriente ha provocado un estado de agitaciĂłn que alcanza a otras latitudes. En este contexto, Occidente apela cada vez en mayor medida a las medicinas alternativas en bĂșsqueda de un regreso a “lo natural”, lo “orgĂĄnico” y a una salud holĂ­stica e integrativa.

En términos negativos, también desde esta región se han consolidado esquemas políticos que buscan, en este caso, imponerse por la fuerza a nivel mundial: el accionar del terrorismo islåmico y, recientemente del denominado Estado Islåmico, revelan una turbulencia oscura y dañina que amenaza la convivencia y la paz mundial.

Por tanto, y en funciĂłn de las mĂșltiples realidades que plantea el continente asiĂĄtico, resulta imperativo desagregarlo con vistas a su mejor comprensiĂłn. Es importante tener en cuenta que no existe consenso entre los especialistas –provenientes de la geografĂ­a, la historia y la polĂ­tica– en cuanto a la divisiĂłn de Asia en subregiones. En este sentido, se toma en cuenta aquĂ­ el criterio establecido por las Naciones Unidas, a partir del cual se considera que la regiĂłn incluye 47 paĂ­ses, siendo posible diferenciar cinco regiones: Asia Central, Asia Oriental, Asia Meridional, Sudeste AsiĂĄtico y Asia Occidental. Algunos especialistas añaden tambiĂ©n a Asia septentrional, esto es, la Rusia asiĂĄtica. No obstante, su incorporaciĂłn conlleva la discusiĂłn en cuanto al verdadero carĂĄcter del territorio ruso: Âżla mĂĄs asiĂĄtica de Europa o la mĂĄs europea de Asia? Dada la extensiĂłn de dicho debate y de la profundidad que el mismo requiere se ha optado, en esta ocasiĂłn, por dejar este tema de lado para ser considerado en futuros anĂĄlisis.

El Asia Central es la región que engloba a las naciones que se encuentran en la parte nuclear de Asia, incluyendo actualmente a cinco países que obtuvieron su independencia luego del colapso soviético: Kazajistån, Kirguistån, Tayikistån, Turkmenistån y Uzbekistån. Asia Central se ha caracterizado históricamente por sus pueblos nómades y por la Ruta de la Seda.

Aunque la regiĂłn fue mĂĄs bien ignorada durante la Guerra FrĂ­a, puesto que se encontraba bajo la Ăłrbita soviĂ©tica, su importancia ha sido redescubierta en los Ășltimos años. Asia Central es hoy en dĂ­a una zona relevante a raĂ­z de sus reservas de gas y petrĂłleo vinculadas al Mar Caspio, de alto valor estratĂ©gico. Asimismo, es una de las vĂ­as de la seguridad energĂ©tica de China, el terreno en el que Rusia desarrolla sus demostraciones polĂ­ticas de fuerza regional y una zona de trĂĄnsito para diversas actividades delictivas y del fanatismo religioso. Consecuentemente, Estados Unidos, China y Rusia se han convertido en actores extrarregionales con gran interĂ©s en el seguimiento de los asuntos de esta zona geogrĂĄfica.

Asia Oriental estĂĄ formada por China, Corea del Norte, Corea del Sur, JapĂłn, Mongolia y TaiwĂĄn. Los sucesos de Tiananmen en territorio chino, en 1989 implicaron una serie de sanciones por parte de importantes naciones desarrolladas tendientes a limitar el rol de Beijing a nivel internacional. Frente a ello, la direcciĂłn del Partido Comunista se propuso, a partir de los años noventa, delinear una polĂ­tica exterior focalizada en la buena vecindad. En este sentido, restableciĂł relaciones diplomĂĄticas con Corea del Sur en 1992, recuperĂł el diĂĄlogo con JapĂłn –principalmente por el temor de que el Estado nipĂłn recobre poderĂ­o propio– y finalmente tambiĂ©n accediĂł a un mejor entendimiento con la relaciĂłn mĂĄs sensible, esto es, TaiwĂĄn, si bien el Ă©nfasis estĂĄ puesto, en su totalidad, en los lazos comerciales.

JapĂłn, por su parte, ha quedado al margen del nuevo club de poderes nucleares de la regiĂłn (India, China y PakistĂĄn) y, por consiguiente, ha sellado una fuerte alianza con el gobierno de India a fin de contener el avance chino.

Asia Meridional, mĂĄs comĂșnmente señalada como el Sur de Asia estĂĄ integrada por AfganistĂĄn, Bangladesh, ButĂĄn, India, IrĂĄn, Maldivas, Nepal, PakistĂĄn y Sri Lanka. Asia del Sur conforma un ĂĄrea en la que predominan Estados con preocupantes problemĂĄticas internas (demogrĂĄficas, econĂłmicas y de seguridad) que generan altos niveles de inestabilidad polĂ­tica dando lugar a un ambiente inhĂłspito para el desarrollo de su principal poder regional: India. Entre los enfrentamientos mĂĄs importantes ocurridos en los Ășltimos años, es posible mencionar la intervenciĂłn de Estados Unidos en AfganistĂĄn en octubre de 2001, el conflicto de Cachemira con un Ășltimo enfrentamiento en 1999 y la guerra civil en Sri Lanka. A esta compleja realidad deben añadirse las histĂłricas disputas fronterizas que India mantiene tanto con China como con PakistĂĄn.

Sin embargo, y al igual que su par chino, el gobierno de India buscĂł tambiĂ©n a partir de la post Guerra FrĂ­a una recomposiciĂłn de las relaciones con sus vecinos. A travĂ©s de una polĂ­tica de “retorno de India a Asia”, el gobierno propiciĂł un mayor acercamiento con la participaciĂłn del paĂ­s en una serie de cĂșpulas regionales: BIMSTEC, Mekong Ganga Cooperation, ASEAN y el proceso de integraciĂłn regional de la South Asian Association for Regional Cooperation (SAARC), el cual constituye la iniciativa mĂĄs relevante.

En definitiva, tanto en Asia Oriental como Meridional –con China e India a la cabeza– los conflictos militares han sido relativamente dejados de lado en vistas a priorizar los vĂ­nculos econĂłmicos recĂ­procos y una creciente pacificaciĂłn de una zona otrora conflictiva. Dicha situaciĂłn no solo remite a las respectivas esferas de influencia de estas potencias emergentes sino que involucra tambiĂ©n a las propias relaciones entre ambos gigantes asiĂĄticos. China e India estĂĄn adoptando una visiĂłn estratĂ©gica y a largo plazo, planteando una relaciĂłn bilateral con mĂșltiples dimensiones (mĂĄs allĂĄ de las disputas territoriales) y otorgando una importancia cada vez mayor a las posiciones convergentes en asuntos globales y regionales. Al mismo tiempo, las dos potencias estarĂ­an buscando garantizar la paz regional con el objeto de evitar la intromisiĂłn de potencias extrarregionales.

El Sudeste Asiåtico, conformado por Birmania, Brunéi, Camboya, Filipinas, Indonesia, Laos, Malasia, Singapur, Tailandia, Timor Oriental y Vietnam, se ha erigido desde los años ochenta como un centro de acelerado crecimiento y de dinåmico desarrollo económico. Mås allå de la proximidad geogråfica, existen pocos elementos que permitan visualizar al Sudeste Asiåtico como una sola entidad ya que en él conviven diferentes religiones, idiomas, regímenes políticos y modelos de desarrollo económico. No obstante, la región se ha caracterizado por una perdurable ausencia de conflictos armados interestatales.

Tomando como punto de partida el ya célebremente conocido modelo de industrialización de los gansos en vuelo, liderado por Japón, el Sudeste Asiåtico supo reafirmar su independencia consolidando un crecimiento económico propio bajo una fuerte conducción estatal. Dicho proceso se ha cimentado especialmente en el avance mancomunado de estos países en torno al proceso de integración de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiåtico (ASEAN).

Asia Occidental, por Ășltimo, ha sido tradicionalmente identificada como Medio Oriente. EstĂĄ compuesta por Arabia Saudita, Armenia, AzerbaiyĂĄn, Bahrein, Qatar, Chipre, Emiratos Árabes Unidos, Georgia, Irak, Israel, Jordania, Kuwait, LĂ­bano, OmĂĄn, Siria, TurquĂ­a y Yemen. Sin dudas, podrĂ­amos afirmar que se trata, hoy en dĂ­a, del epicentro caliente de Asia. Desde el inicio de la primavera ĂĄrabe en 2011, que comenzĂł en territorio africano, la regiĂłn vive una situaciĂłn de gran incertidumbre y aguda conflictividad. A los histĂłricos conflictos entre israelĂ­es y palestinos se ha sumado la guerra civil en Siria, profundas crisis polĂ­ticas y socioeconĂłmicas en LĂ­bano y Yemen, y el reciente intento fallido de golpe de Estado en TurquĂ­a.

El convulsionado panorama polĂ­tico en esta regiĂłn geogrĂĄfica pone de manifiesto, mĂĄs allĂĄ del enfrentamiento armado, el desarrollo de una lucha entre el islamismo polĂ­tico –que participa en las instituciones democrĂĄticas de los paĂ­ses del ĂĄrea– y los movimientos terroristas mĂĄs extremistas que ya no solo buscan triunfar a nivel regional sino que desarrollan una cruzada internacional a fin de imponer sus valores e ideas, de cara al mundo occidental. El desenlace de esta disputa resultarĂĄ entonces clave, tanto para Asia como para el conjunto de la comunidad global. En este contexto, los desafĂ­os polĂ­ticos se han vuelto enormes teniendo en cuenta que, hasta el momento, las pĂ©rdidas parecen haber superado a los triunfos: por un lado, naciones occidentales que padecen atentados terroristas de modo cada vez mĂĄs frecuente; por el otro, el pueblo de Medio Oriente agobiado por la guerra y hundido en la desesperaciĂłn de la emigraciĂłn forzosa.

Asia: cuna de la paz y del terrorismo. Zona de ebulliciĂłn econĂłmica pero tambiĂ©n de conflicto armado. Tierra de gobiernos autoritarios aunque hogar de la democracia mĂĄs grande del mundo. Lo cierto es que las aguas se estĂĄn moviendo
 Âżtsunami de conflictos o turbulencias de nuevas posibilidades? El sol volverĂĄ a salir por el “Este” y quiĂ©n sabe quĂ© traerĂĄ la marea.

<
>


DESCARGAR - VER
NÂș 79: PACTO SOCIAL


DESCARGAR - VER
NÂș 78: voces en el fenix


DESCARGAR - VER
NÂș 77: CONURBANO


DESCARGAR - VER
NÂș 76: INDUSTRIA Y DESARROLLO


DESCARGAR - VER
NÂș 75: FormaciĂłn Docente


DESCARGAR - VER
NÂș 74: PODER Y COMUNICACIÓN


DESCARGAR - VER
NÂș 73: ELITES


DESCARGAR - VER
NÂș 72: Pueblos Originarios


DESCARGAR - VER
NÂș 71: El derecho a la ciudad


DESCARGAR - VER
NÂș 70: Salud


DESCARGAR - VER
NÂș 68: Derechos Humanos


DESCARGAR - VER
NÂș 69: MERCOSUR


DESCARGAR - VER
NÂș 67: Relaciones Internacionales


DESCARGAR - VER
NÂș 66: La EducaciĂłn de la Primera Infancia


DESCARGAR - VER
NÂș 65: La Universidad como derecho


DESCARGAR - VER
NÂș 64: DEUDA EXTERNA


DESCARGAR - VER
NÂș 63: reforma de la justicia


DESCARGAR - VER
NÂș 62: La Secundaria como derecho


DESCARGAR - VER
NÂș 61: CULTURA


DESCARGAR - VER
NÂș 60: Extractivismo


DESCARGAR - VER
NÂș 59: La ResponsabilizaciĂłn en la gestiĂłn pĂșblica


DESCARGAR - VER
NÂș 58: Deporte y Sociedad


DESCARGAR - VER
NÂș 57: ÁFRICA


DESCARGAR - VER
NÂș 56: ASIA


DESCARGAR - VER
NÂș 55: EconomĂ­a Internacional


DESCARGAR - VER
NÂș 54: Homenaje a Aldo Ferrer


DESCARGAR - VER
NÂș 53: NÂș 53


DESCARGAR - VER
NÂș 52: Las deudas de la Democracia I


DESCARGAR - VER
NÂș 51: Juventud


DESCARGAR - VER
NÂș 50: Un mundo en Guerra


DESCARGAR - VER
NÂș 49: Libertad de expresiĂłn


DESCARGAR - VER
NÂș 48: FUERZAS ARMADAS Y DEMOCRACIA


DESCARGAR - VER
NÂș 47: Problemas Urbanos


DESCARGAR - VER
NÂș 46: CyMAT


DESCARGAR - VER
NÂș 45: Sexualidades


DESCARGAR - VER
NÂș 44: EE.UU. y AmĂ©rica Latina


DESCARGAR - VER
NÂș 43: Desarrollo y Medio Ambiente


DESCARGAR - VER
NÂș 42: DROGAS


DESCARGAR - VER
NÂș 41: Salud


DESCARGAR - VER
NÂș 40: Internet y Nuevas TecnologĂ­as


DESCARGAR - VER
NÂș 39: Internet y Nuevas TecnologĂ­as


DESCARGAR - VER
NÂș 38: EconomĂŹa Social y Solidaria


DESCARGAR - VER
NÂș 37: economĂ­a social


DESCARGAR - VER
NÂș 36: Tercera edad


DESCARGAR - VER
NÂș 35: CĂłrdoba


DESCARGAR - VER
NÂș 34: Control Social


DESCARGAR - VER
NÂș 33: EducaciĂłn Superior


DESCARGAR - VER
NÂș 32: GĂ©nero


DESCARGAR - VER
NÂș 31: 30 años de democracia


DESCARGAR - VER
NÂș 30: Justicia


DESCARGAR - VER
NÂș 29: DesafĂ­os culturales


DESCARGAR - VER
NÂș 28: EconomĂ­as Regionales


DESCARGAR - VER
NÂș 27: EconomĂ­as Regionales


DESCARGAR - VER
NÂș 26: NÂș 26


DESCARGAR - VER
NÂș 25: pueblos indĂ­genas


DESCARGAR - VER
NÂș 24: Ciencia y Poder


DESCARGAR - VER
NÂș 23: pobreza II


DESCARGAR - VER
NÂș 22: Pobreza


DESCARGAR - VER
NÂș 21: Migraciones


DESCARGAR - VER
NÂș 20: AGUA


DESCARGAR - VER
NÂș 19: IntegraciĂłn Regional


DESCARGAR - VER
NÂș 18: Estado II


DESCARGAR - VER
NÂș 17: Estado I


DESCARGAR - VER
NÂș 16: Industria


DESCARGAR - VER
NÂș 15: Seguridad democrĂĄtica


DESCARGAR - VER
NÂș 14: Reforma fiscal II


DESCARGAR - VER
NÂș 13: Reforma fiscal I


DESCARGAR - VER
NÂș 12: AgroganaderĂ­a


DESCARGAR - VER
NÂș 11: Crisis financiera internacional


DESCARGAR - VER
NÂș 10: EnergĂ­a


DESCARGAR - VER
NÂș 9: Transporte


DESCARGAR - VER
NÂș 8: Ciencia y tecnologĂ­a


DESCARGAR - VER
NÂș 7: Salud


DESCARGAR - VER
NÂș 6: Empleo


DESCARGAR - VER
NÂș 5: HĂĄbitat y vivienda


DESCARGAR - VER
NÂș 4: Argentina en el mundo


DESCARGAR - VER
NÂș 3: EducaciĂłn


DESCARGAR - VER
NÂș 2: Medio ambiente


DESCARGAR - VER
NÂș 1: Argentina hoy

Voces en el Fénix NÂș 56
LA RUTA DE LA SEDA

ASIA

ArtĂ­culos de este nĂșmero

Clarisa Giaccaglia
Asia: turbulencia
Eduardo Daniel Oviedo
Confucio: entre hanes y chinos
María del Pilar Álvarez
ÂĄAtari! JapĂłn frente a los pedidos de rectificaciĂłn por su pasado agresor en el Este de Asia
Javier A. Vadell
La Red de Bancos de Desarrollo de China (RBDC) y sus implicaciones para América latina
Maya Alvisa Barroso y Ezequiel Ramoneda
Diversidad religiosa en el Sudeste AsiĂĄtico: alcance de sus desafĂ­os sociopolĂ­ticos
Florencia Rubiolo
El conflicto del Mar de China Meridional en clave geopolĂ­tica
Antonella Forni
Asia, procesos e iniciativas de integraciĂłn. El caso de la AsociaciĂłn de Naciones del Sudeste AsiĂĄtico (ASEAN)
Bryan Joseph Ortiz
Se aproxima el cambio (?): los antecedentes históricos del surgimiento del “Dutertismo” en Filipinas
MarĂ­a Noel Dussort
La seguridad energética para los gigantes asiåticos: a medio camino entre la geopolítica y la cooperación
Mirta Fleitas
Ayurveda: la encarnaciĂłn de una filosofĂ­a
Sonya Surabhi Gupta
Tocando la puerta del cielo: las mujeres en la India demandan templos de igualdad
LĂ­a RodrĂ­guez de la Vega
ReligiĂłn y polĂ­tica en la India: la actualidad de Ambedkar
Juan José Santander
Poemas comentados a partir de vivencias en la India
Ricardo Torres
Historia del conflicto de Nagorno Karabaj
Ruben Paredes
El Estado IslĂĄmico, una amenaza real que vino para quedarse
Lucia MartĂ­nez de Lahidalga
La nueva geopolĂ­tica de los recursos: nuevas tendencias globales y su impacto sobre Asia y Medio Oriente
Nahir Isaac
TurquĂ­a en Medio Oriente: los lĂ­mites a su posicionamiento como potencia central
Said Chaya
Un laberinto sin salida: la crisis de poderes en el Estado libanés
FabiĂĄn Drisun
Israel y Palestina: el complejo camino a la paz
Ana MarĂ­a Siri
IrĂĄn: la mujer en la sociedad actual
Luciano Zaccara
IrĂĄn y la regiĂłn
Guillermo Borella
IrĂĄn y Arabia Saudita: una rivalidad en clave de guerra frĂ­a
Jimena Álvarez
AzerbaiyĂĄn a travĂ©s de la arquitectura de BakĂș

Newsletter