Plan integral de movilidad: un avance hacia el desarrollo

Plan integral de movilidad: un avance hacia el desarrollo

Por Jos├ę Adjiman1 - Alicia Picco2


 
1Ingeniero. Docente-investigador de la UNR 2 Docente-Investigadora de la UNR. Directora del Instituto de Estudios de Transporte 


-A A +A

La ciudad de Rosario acord├│ un plan integral de movilidad para fomentar la equidad, la eficiencia territorial y la mejora de la calidad de vida, buscando la consolidaci├│n de la ciudad a partir de la generaci├│n de espacios socialmente construidos.

Rol del plan de movilidad en el desarrollo regional

Entendiendo el desarrollo como un instrumento necesario para alcanzar el bienestar social presente, sin afectar las posibilidades para las generaciones futuras, se hace expl├şcita la necesidad de generar cambios que contribuyan a tal fin.

Entre las funciones socioecon├│micas que tiene el Estado y que buscan garantizar las necesidades b├ísicas de la poblaci├│n se encuentra el transporte. Su rol consiste en dotar de movilidad y accesibilidad a los ciudadanos. No s├│lo es esencial en relaci├│n con la necesaria concentraci├│n del empleo y la producci├│n dentro de la ciudad, sino que proporciona los enlaces indispensables al exterior de la misma. El auto es un transporte privado alternativo, pero no todas las personas pueden acceder a ├ęl. En consecuencia, para mejorar las condiciones de viaje de los estratos de menores ingresos y contribuir a preservar el medio ambiente, es necesario favorecer al transporte colectivo.

La planificaci├│n integral de la movilidad est├í estructurada sobre la base de dos grandes sistemas: el de movilidad de bienes y el de movilidad de personas. A partir de la realizaci├│n de una serie de acciones coordinadas y consensuadas entre actores de diversa ├şndole se busca optimizar los desplazamientos de los ciudadanos en la ciudad complementando los modos del transporte.

El Plan Integral de Movilidad (PIM) tiene como objetivo general garantizar un sistema de movilidad integrado, eficiente y competitivo, optimizando la distribuci├│n modal en pasajeros y cargas, e incorporando procesos y tecnolog├şas que promuevan la sustentabilidad ambiental local y modal. Como objetivos espec├şficos se plantean, entre otros, incluir al peat├│n como protagonista, proteger el medio ambiente, priorizar el transporte p├║blico y mejorar la calidad del servicio de transporte. Todos estos objetivos sustentados en conceptos de integraci├│n territorial, inclusi├│n social y desarrollo sostenible.

Siendo el territorio el escenario donde se desarrollan las actividades de la sociedad, debe ser una preocupaci├│n alcanzar la mejor utilizaci├│n del espacio geogr├ífico posible. Si bien deber├şa haber una ordenaci├│n previa del mismo, la realidad demuestra que en la mayor├şa de los casos no ocurre y es el transporte el que debe paliar las falencias con miras a alcanzar el bienestar general.

El territorio, en procesos de desarrollo, puede generar tanto ventajas comparativas como tambi├ęn competitivas, ya que contribuye a propiciar las relaciones interempresariales y la formaci├│n de redes. Esta situaci├│n genera como consecuencia el desarrollo de ciertos ├ímbitos en detrimento de otros.

Se busca que el transporte apunte a eliminar las desigualdades territoriales como medio para alcanzar un fin mayor, que es la cohesi├│n de la sociedad que puebla un territorio.

La desigualdad a nivel territorio puede traducirse en disgregaci├│n a nivel sociedad.

El presente plan est├í comprendido dentro de los procesos de planificaci├│n estrat├ęgica de alcance nacional, regional y local, y de los procesos de planificaci├│n urbana de alcance local.

La planificaci├│n estrat├ęgica debe consensuar con m├║ltiples actores, siendo en el ├ímbito de la ciudad el ejecutivo municipal quien la coordina y la lidera. L├│gicamente, es este actor la instituci├│n que debe orientar las pol├şticas territoriales.

Es meritoria la constituci├│n de una planificaci├│n estrat├ęgica como elemento para generar y mantener la competitividad requerida para la inserci├│n de la ciudad en un contexto marcado por la globalizaci├│n y la competencia entre territorios.

Por otro lado y en adici├│n, un plan estrat├ęgico es imprescindible para lograr la consolidaci├│n de la ciudad a partir de generar espacios socialmente construidos. Su implementaci├│n ir├í definiendo la identidad y las bases para el avance social y econ├│mico que contribuyan a oportunas estrategias y decisiones pol├şticas.

Con estas pol├şticas se espera contribuir al desarrollo end├│geno a partir de dinamizar social y culturalmente la ciudad y su ├ímbito metropolitano, de mejorar el nivel de las infraestructuras b├ísicas y la articulaci├│n del territorio, fomentando y diversificando las actividades econ├│micas.

La integralidad en la movilidad que instala este plan, permite analizar las distintas escalas territoriales, los actores de origen m├║ltiple, la diversidad de modos y toda variable compleja, que hace a la compatibilidad entre la movilidad, los usos del suelo urbano y la calidad de vida.

La importancia de este plan responde al lugar que ocupa la movilidad en una ciudad como Rosario. No s├│lo se trata de una ciudad con grandes ventajas comparativas gracias a su puerto, sino tambi├ęn con grandes potencialidades en relaci├│n con un turismo incipiente que obliga a preocuparnos en generar los cambios necesarios para asegurar una movilidad m├ís eficiente, pero al mismo tiempo m├ís inclusiva.

La b├║squeda de una movilidad sostenible, que apunta a la intermodalidad y a la integraci├│n de las infraestructuras, surge de pensar la articulaci├│n de los espacios desde un punto de vista sist├ęmico, donde se da la confluencia de ├ímbitos productivos, residenciales, de ocio y naturales a trav├ęs de nodos y zonas log├şsticas.

En funci├│n de lo expuesto, alcanzar una correcta articulaci├│n territorial debe ser una l├şnea de acci├│n de cualquier plan estrat├ęgico. Esto responde a que una adecuada gesti├│n de la articulaci├│n territorial se traduce en la aparici├│n de servicios que, indudablemente, influir├ín en el desarrollo del territorio a articular.

Principios del PIM o bases articuladoras

El PIM comprende las cuatro etapas de la planificaci├│n:
* Elaboraci├│n del diagn├│stico de manera participativa, a partir de la conformaci├│n de talleres donde la propia ciudadan├şa tiene oportunidad de dar su opini├│n.

* La identificaci├│n y formulaci├│n de proyectos.

* La gesti├│n, el seguimiento y la evaluaci├│n de las acciones definidas.

* La conformación de instituciones que coordinen estos procesos desde una especificidad temática: la movilidad.

El PIM plantea que para que se alcance una correcta articulaci├│n entre las pol├şticas de transporte y de planificaci├│n urbana cada propuesta debe ser:

Integral: considera que la movilidad está definida por modos diferentes de transporte, cuyas interrelaciones forman un sistema. La participación de cada uno de ellos está en función de optimizar las ventajas comparativas y minimizar los impactos negativos sobre el medio ambiente.

Escalar: las infraestructuras deben asegurar la accesibilidad en las distintas escalas (sectorial, local, regional y territorial), procurando la inclusi├│n social y la minimizaci├│n de las diferencias territoriales.

Din├ímica: se entiende que, dado que el territorio sufre constantes modificaciones, se debe dar respuesta a trav├ęs de mejoras en la movilidad.

Participativa: promueve la b├║squeda de consenso entre los actores involucrados para tomar decisiones y emprender acciones en torno al territorio y a la movilidad.

Diagn├│stico sustentado en el PIM

Rosario se destaca por ser una ciudad cuya población va creciendo en las periferias, hecho normalmente asociado con población de bajos ingresos, cuyas tasas de natalidad respecto del promedio de la población total es muy superior. Esta situación, junto con la aparición de los countries, trajo aparejada la necesidad de trasladar numerosas personas, cuyas actividades diarias continúan realizándose en el centro de la ciudad.

En la actualidad no existe una utilizaci├│n racional y equilibrada del transporte p├║blico y privado, situaci├│n que afecta negativamente a quienes emplean los distintos modos de transporte. Igual porcentaje de poblaci├│n se moviliza en autom├│vil y en transporte colectivo (30 por ciento aproximadamente en cada medio).

Las ineficiencias en la provisi├│n de servicios de transporte y en sus infraestructuras provocan incrementos en los tiempos de viaje de los usuarios de TUP, alarmantes niveles de contaminaci├│n ambiental y sonora, e incrementos en los accidentes. Todo esto motiva la necesidad de emprender transformaciones en las infraestructuras para adaptarlas a la nueva realidad.

En los ├║ltimos a├▒os, como fen├│meno mundial, se ha venido evidenciando un crecimiento del uso del autom├│vil, que al interior de la ciudad se traduce en congesti├│n vial y conflictos en las principales calles y avenidas, entre quienes se desplazan y aquellos que buscan estacionar sus veh├şculos.

Otro medio que viene ganando espacio en la participaci├│n modal es la motocicleta.

La disminuci├│n de la calidad de vida de los ciudadanos no s├│lo es ocasionada por la problem├ítica de la congesti├│n, sino tambi├ęn por el car├ícter no sustentable de este modo.

Un dato alarmante es que el transporte, a nivel mundial, genera el 35 por ciento de las emisiones de CO2 (seg├║n la Organizaci├│n Mundial de la Salud), haci├ęndose hincapi├ę en la responsabilidad del autom├│vil debido a su gran utilizaci├│n.

En relaci├│n con la utilizaci├│n de medios no contaminantes como la bicicleta, si bien se vienen generando mejoras, sigue presentando la falencia de la escasa conectividad. Las bicisendas son elaboradas siguiendo criterios dis├şmiles en cuanto a forma y materiales, lo que impide afianzar su consolidaci├│n en la conciencia colectiva y de esta forma no se alcanza la integralidad de los medios buscada.

Para alcanzar el equilibrio buscado en el uso del sistema de transporte, necesariamente se debe aumentar el nivel de demanda del transporte público. Esto requiere realizar inversiones en transporte público y tomar medidas para disuadir el transporte privado, situación que redundará en una mayor confiabilidad en el medio de transporte colectivo.

Medidas a emprender

Para dar soluci├│n a la congesti├│n generada en el centro de las ciudades por el autom├│vil particular, y de esta forma agilizar la circulaci├│n y garantizar la accesibilidad a la mayor cantidad de usuarios posibles, se emprenden medidas disuasorias del uso del autom├│vil, del estacionamiento y la implementaci├│n de carriles exclusivos para ├│mnibus. Esto se traduce en una dificultad de emplear la movilidad privada individual y al mismo tiempo fomenta el transporte p├║blico masivo.

El emprender medidas para reducir el uso del autom├│vil particular tiene que ir acompa├▒ado de mejoras en el transporte p├║blico que act├║en de alternativa factible para la realizaci├│n de los mismos viajes.

Para dar respuesta a la b├║squeda de un sistema de transporte sustentable se debe fomentar el transporte no motorizado, fundamentalmente la bicicleta. En este sentido, es preciso insistir en un cambio de paradigma.

En la ciudad, la red de ciclov├şas alcanza los 30,12 kil├│metros, con estados de conservaci├│n diferentes en cada tramo. Se debe profundizar en la concientizaci├│n tanto de la ciudadan├şa usuaria del servicio, como de los agentes p├║blicos encargados de su realizaci├│n y mantenimiento.

Acompa├▒ando a las medidas sobre el transporte de personas, se buscan solucionar los inconvenientes que se generan por el transporte de cargas (fundamentalmente en determinadas ├ępocas del a├▒o afectadas por la estacionalidad de los granos), con el fortalecimiento del proyecto Plan Circunvalar Ferrovial para la ciudad y ├írea metropolitana. Esta propuesta impide que camiones y ferrocarriles lleguen a los puertos a trav├ęs de la ciudad, liberando ciertas calles y permitiendo al transporte p├║blico compartir la infraestructura con el transporte de cargas.

Conclusi├│n

El nexo entre transporte y econom├şa regional es tal, que se puede afirmar que el transporte, como cualquier otra actividad productiva, forma parte de ella. Sin la importante labor del sistema de transporte no se puede obtener el bien econ├│mico, dado que la oferta en infraestructura se convierte en un factor de producci├│n, y la oferta de movilidad en un determinante del costo y del mercado.

El espacio p├║blico debe ser entendido como el resultado de un proceso de formaci├│n, por parte de las sociedades, donde no s├│lo es costoso concebirlo, sino mantenerlo. De ello la importancia de generar conciencia en la ciudadan├şa en este sentido.

Toda intervenci├│n p├║blica que se concreta genera efectos directos e indirectos, alterando el estado normal de la realidad. La evaluaci├│n de una pol├ştica p├║blica busca indagar las causas que impiden que el accionar del Estado alcance los objetivos establecidos y procura minimizar estas desviaciones.

El paradigma basado en el veh├şculo privado debe ser modificado con miras a alcanzar una movilidad m├ís integral, inclusiva y menos contaminante. El PIM tiene la funci├│n de generar a trav├ęs del resultado de sus medidas una mayor concientizaci├│n de la ciudadan├şa, la cual redundar├í en mayor colaboraci├│n en este sentido. De esta manera se resolver├ín problemas como niveles elevados de accidentes, falta de racionalidad en los usos de los medios de transporte y recursos energ├ęticos.

Cuando se planifica una ciudad, teniendo en cuenta el punto de vista ecol├│gico, se obtienen adem├ís beneficios econ├│micos. Si se reducen las emisiones de di├│xido de carbono, habr├í menos contaminantes en el aire, menos ruido y vibraciones. Esto llevar├í a que los habitantes est├ęn mejor y por otro lado se valoricen sus propiedades. Como se realizan previsiones, los costos de mantenimiento ser├ín menores y eso se traduce en menores costos de inversi├│n y mayores rendimientos.

A modo de conclusi├│n, la planificaci├│n estrat├ęgica en el sector p├║blico no es contraria a la consideraci├│n de la naturaleza pol├ştica del proceso de toma de decisiones; es decir, busca cohesionar la racionalidad pol├ştica con la t├ęcnica.

En el diseño de creación de infraestructuras que articulan el territorio deben considerarse tanto criterios sociales y económicos como criterios territoriales. Por ello, para alcanzar el desarrollo de un área, es necesario lograr un equilibrio entre el potencial endógeno de una región y la dotación de infraestructuras de transporte para evitar la infrautilización, que deriva en la aparición de costos sociales, o la saturación, que desencadena el mal funcionamiento del desarrollo regional.

<
>


DESCARGAR - VER
N┬║ 59: La Responsabilizaci├│n en la gesti├│n p├║blica


DESCARGAR - VER
N┬║ 58: Deporte y Sociedad


DESCARGAR - VER
Nº 57: ÁFRICA


DESCARGAR - VER
N┬║ 56: ASIA


DESCARGAR - VER
N┬║ 55: Econom├şa Internacional


DESCARGAR - VER
N┬║ 54: Homenaje a Aldo Ferrer


DESCARGAR - VER
N┬║ 53: N┬║ 53


DESCARGAR - VER
N┬║ 52: Las deudas de la Democracia I


DESCARGAR - VER
N┬║ 51: Juventud


DESCARGAR - VER
N┬║ 50: Un mundo en Guerra


DESCARGAR - VER
N┬║ 49: Libertad de expresi├│n


DESCARGAR - VER
N┬║ 48: FUERZAS ARMADAS Y DEMOCRACIA


DESCARGAR - VER
N┬║ 47: Problemas Urbanos


DESCARGAR - VER
N┬║ 46: CyMAT


DESCARGAR - VER
N┬║ 45: Sexualidades


DESCARGAR - VER
N┬║ 44: EE.UU. y Am├ęrica Latina


DESCARGAR - VER
N┬║ 43: Desarrollo y Medio Ambiente


DESCARGAR - VER
N┬║ 42: DROGAS


DESCARGAR - VER
N┬║ 41: Salud


DESCARGAR - VER
N┬║ 40: Internet y Nuevas Tecnolog├şas


DESCARGAR - VER
N┬║ 39: Internet y Nuevas Tecnolog├şas


DESCARGAR - VER
N┬║ 38: Econom├Ča Social y Solidaria


DESCARGAR - VER
N┬║ 37: econom├şa social


DESCARGAR - VER
N┬║ 36: Tercera edad


DESCARGAR - VER
N┬║ 35: C├│rdoba


DESCARGAR - VER
N┬║ 34: Control Social


DESCARGAR - VER
N┬║ 33: Educaci├│n Superior


DESCARGAR - VER
N┬║ 32: G├ęnero


DESCARGAR - VER
N┬║ 31: 30 a├▒os de democracia


DESCARGAR - VER
N┬║ 30: Justicia


DESCARGAR - VER
N┬║ 29: Desaf├şos culturales


DESCARGAR - VER
N┬║ 28: Econom├şas Regionales


DESCARGAR - VER
N┬║ 27: Econom├şas Regionales


DESCARGAR - VER
N┬║ 26: N┬║ 26


DESCARGAR - VER
N┬║ 25: pueblos ind├şgenas


DESCARGAR - VER
N┬║ 24: Ciencia y Poder


DESCARGAR - VER
N┬║ 23: pobreza II


DESCARGAR - VER
N┬║ 22: Pobreza


DESCARGAR - VER
N┬║ 21: Migraciones


DESCARGAR - VER
N┬║ 20: AGUA


DESCARGAR - VER
N┬║ 19: Integraci├│n Regional


DESCARGAR - VER
N┬║ 18: Estado II


DESCARGAR - VER
N┬║ 17: Estado I


DESCARGAR - VER
N┬║ 16: Industria


DESCARGAR - VER
Nº 15: Seguridad democrática


DESCARGAR - VER
N┬║ 14: Reforma fiscal II


DESCARGAR - VER
N┬║ 13: Reforma fiscal I


DESCARGAR - VER
N┬║ 12: Agroganader├şa


DESCARGAR - VER
N┬║ 11: Crisis financiera internacional


DESCARGAR - VER
N┬║ 10: Energ├şa


DESCARGAR - VER
N┬║ 9: Transporte


DESCARGAR - VER
N┬║ 8: Ciencia y tecnolog├şa


DESCARGAR - VER
N┬║ 7: Salud


DESCARGAR - VER
N┬║ 6: Empleo


DESCARGAR - VER
Nº 5: Hábitat y vivienda


DESCARGAR - VER
N┬║ 4: Argentina en el mundo


DESCARGAR - VER
N┬║ 3: Educaci├│n


DESCARGAR - VER
N┬║ 2: Medio ambiente


DESCARGAR - VER
N┬║ 1: Argentina hoy

Voces en el Fénix N┬║ 9
La Pr├│xima Estaci├│n

Transporte

Art├şculos de este n├║mero

Alberto M├╝ller
Transporte y patr├│n socioecon├│mico: relaciones, implicancias, equ├şvocos
Roberto Agosta
Problemática general del sector transporte en la Argentina
Mariana Schweitzer
La relaci├│n entre transporte y territorio
H├ęctor Sejenovich
Transporte y medio ambiente
Gustavo Lipovich
Desmitificando algunas implicancias del transporte a├ęreo como herramienta de desarrollo
Alberto Palomar
El transporte por agua en la Argentina
Roberto Liatis y Jorge Sánchez
Transporte carretero de cargas. Situaci├│n actual y agenda p├║blica necesaria
Ing. Eduardo L. Parodi
Transporte automotor interurbano de pasajeros
Gast├│n Cossettini
El transporte terrestre de cargas. El caso del ferrocarril
Jos├ę Adjiman1 - Alicia Picco2
Plan integral de movilidad: un avance hacia el desarrollo
Susana Kralich
Reflexiones sobre los cambios habidos en la movilidad diaria metropolitana
Artemio Pedro Abba
Uso de suelo y transporte en la Buenos Aires Metropolitana
Andrea L├│pez
Regulaci├│n y control del transporte urbano de pasajeros y de cargas

Newsletter