La red cercada

La red cercada

Por Guillermo Movia


 



-A A +A

Las tecnologías que usamos nos producen una determinada visión del mundo que habitamos. En este marco, cada cambio de paradigma tecnológico implica un cambio en la sociedad, y por lo tanto quienes pueden influir en esa tecnología influyen en el cambio social. Así, la situación en la que nos encontramos sólo podrå ser modificada si entendemos qué estå pasando, y si logramos manejar las herramientas necesarias para cambiarla.

Estamos acostumbrados a vivir rodeados de tecnologĂ­as que no entendemos y que, en la mayorĂ­a de los casos ni siquiera tenemos la posibilidad de saber cĂłmo estĂĄn hechas.

Las tecnologías que usamos, los dispositivos que median nuestra relación con el mundo, nos producen cierta visión del mismo. La Web e Internet cada vez mås forman parte de nuestra realidad. Hasta hace no mucho tiempo se solía adjuntar la palabra virtual a todo lo que hacíamos en la Web. Ya no se puede hablar mås de virtualidad, es una parte nuestra tan real como lo es cualquier otra. Pasamos horas tras las computadoras, conectados a otros seres humanos a través de ellas. Trabajando, creando, divirtiéndonos. Quienes escriben el software de nuestras computadoras, escriben nuestras formas de relacionarnos, escriben parte de nuestra vida.

La Web como la conocemos hasta ahora permite que esa creación sea colaborativa y en la que cualquiera pueda participar, ya sea a través de las organizaciones internacionales que escriben sus eståndares y la organizan, como de proyectos independientes.

Internet y la Web se expandieron desde un comienzo como redes casi sin control gubernamental o empresarial. Pero esta situaciĂłn no podĂ­a durar mucho tiempo. Con la importancia actual de estas tecnologĂ­as, la necesidad de los gobiernos y las empresas por dominar el desarrollo de las redes creciĂł. Desde formas de vigilar y controlar el contenido que transita, hasta la bĂșsqueda por obtener ventaja y situaciones privilegiadas, las amenazas se suman.

Filtraciones

Laura Poitras, periodista e investigadora que ya habĂ­a tenido problemas con la National Security Agency (NSA) por un documental que habĂ­a realizado anteriormente, recibiĂł un mensaje por correo electrĂłnico de un sujeto apodado citizenfour. El mensaje estaba cifrado y pedĂ­a algunas condiciones para empezar un diĂĄlogo sobre los programas de vigilancia de Estados Unidos.

“De ahora en mĂĄs, sepa que cada frontera que cruce, cada compra que haga, cada nĂșmero de telĂ©fono que marque, cada torre de telĂ©fono por la que pase, los amigos que tenga, artĂ­culos que escriba, sitios que visite, lĂ­nea que escriba, y paquete que envĂ­e, estĂĄ en las manos de un sistema que no tiene lĂ­mites en su alcance, pero que no es imbatible”.

Ese fue el comienzo de las revelaciones de Edward Snowden, un ex trabajador de las oficinas de inteligencia que decidiĂł difundir la vigilancia que estos organismos realizaban a los ciudadanos de todo el mundo.

Si bien Internet es una red que no necesita un centro y que basa su funcionamiento en la posibilidad de perder nodos pero no perder la comunicaciĂłn, la infraestructura de estas conexiones actualmente estĂĄ muy concentrada.

La mayorĂ­a de los cables submarinos de fibra Ăłptica que conectan el planeta fueron instalados por empresas de Estados Unidos, y pasan en algĂșn momento por ese paĂ­s. De esta forma, casi todas las comunicaciones realizadas por la Web pasarĂĄn por el gigante de AmĂ©rica del Norte en algĂșn momento.

Esto facilita a las agencias de inteligencia de ese país monitorear la actividad de casi todos los seres humanos. Si a esto le sumamos que las empresas de tecnología mås conocidas tienen su base en California, y por lo tanto brindan sus servicios bajo la ley de Estados Unidos, su poder después de las leyes antiterroristas es enorme.

Por ejemplo, se sabe que esta agencia tenĂ­a una habitaciĂłn en las oficinas de la operadora telefĂłnica AT&T y que desde allĂ­ se filtraban las llamadas.

La informaciĂłn que difundiĂł Snowden, ahora escondido en Rusia, mostrĂł complejos planes tecnolĂłgicos para mantener un control de las comunicaciones, que bajo el supuesto fin de combatir al terrorismo, se usaron para vigilar a otros Estados y empresas en beneficio de Estados Unidos y sus aliados.

El caso mås conocido es el de la vigilancia a Dilma Rousseff, presidenta de Brasil, y a directivos de Petrobras. Brasil amenazó con instalar sus propios cables submarinos para conectarse con otros centros mundiales (Rusia, China e India, principalmente) y evitar pasar por Estados Unidos, así como obligar a las grandes corporaciones que guardan información de ciudadanos brasileños a alojar servidores en Brasil para poder ofrecer sus servicios.

Pero estas soluciones son sólo posibles parches. Rusia y China tampoco son reconocidas por la libertad que brindan en la red, y casi todos los gobiernos tienen su propio interés en monitorear las comunicaciones. Y la gran cantidad de información que transita por las redes y su concentración en pocos nodos la convierten en una gran tentación.

Sin ir mĂĄs lejos, toda la comunicaciĂłn a travĂ©s de Internet que se realiza en la Argentina sale del paĂ­s por Las Toninas. Un Ășnico foco donde puede “leerse” todo. Pero nuestra informaciĂłn no es solamente interesante para los gobiernos. Algunas pocas empresas estĂĄn recopilando lo que escribimos y compartimos en la red.

Concentraciones

En el comienzo de la Web, sólo se compartía información científica entre universidades, profesores y alumnos. De a poco se fue abriendo también a otras personas que lograban conectarse y compartir y crear información. En ese tiempo, la Web e Internet funcionaban como espacios colaborativos y creativos.

Pero la Web, al agregar imĂĄgenes y formatos mĂĄs amigables, facilitĂł tambiĂ©n la entrada de empresas y la creaciĂłn de pequeños negocios. Como estas tecnologĂ­as eran fĂĄciles de aprender, no se necesitaba ningĂșn permiso de algĂșn ente para comenzar (sĂłlo para obtener el nombre con el que se iba a identificar la pĂĄgina) y junto a la expansiĂłn de las computadoras personales, rĂĄpidamente creciĂł la utilizaciĂłn comercial de la Web.

Después de la primera burbuja puntocom, cuando muchos de los sitios desaparecieron al no poder sostener sus gastos con pocos ingresos, algunas corporaciones lograron mantenerse y generar ganancias, lo que fue llevando a una mayor concentración.

Ahora vemos y conocemos muchos proyectos que en cuanto empiezan a ser conocidos son comprados por alguno de estos grandes, acelerando la concentraciĂłn de informaciĂłn en menos manos. En muchos casos, ademĂĄs, compran posibles competidores para dejarlos morir lentamente.

Podemos mencionar los ejemplos de YouTube, Instagram o WhatsApp, empresas que han sido compradas por Google o Facebook en miles de millones de dĂłlares.

La forma mĂĄs eficiente de hacer dinero en la Web es a travĂ©s de publicidad. Y el Ă©xito de esta depende principalmente de la promesa de que los avisos llegarĂĄn al pĂșblico al que el anunciante apunta. Esta promesa sĂłlo puede ser cumplida porque Google, Facebook o Amazon acumulan mucha informaciĂłn personal que es usada para generar perfiles de cada usuario. Por eso es que se dice que cuando los servicios son gratis, el producto es el usuario.

Claro que pocos sabemos exactamente cuånta información sobre nosotros tienen esas compañías, y mucho menos qué hacen con ella. Hemos perdido el poder de controlarlos, ademås de darles derechos sobre nuestras creaciones (las fotos y otros contenidos que subimos a las redes sociales pueden ser usadas por ellos sin ni siquiera consultarnos).

Nadie lee los términos de servicio que aceptamos. Pero si los leyéramos, nos costaría mucho entender a qué les damos acceso, aunque casi seguramente entenderíamos la parte mås importante: cualquier disputa deberå ser subsanada en Estados Unidos, lo que nos deja con pocas posibilidades.

En el caso de las empresas que utilizan estas redes, el problema puede ser aĂșn mĂĄs grave. Como las reglas son establecidas por las empresas de la Web, pueden dar de baja una campaña comercial en la que se hayan invertido miles de pesos, porque va en contra de sus polĂ­ticas, sin necesidad de juicio o forma en que pueda apelarse la medida. Estas redes se construyen como espacios piramidales.

Ademås estas empresas han salido de la Web para ocupar otros espacios, como los teléfonos o electrodomésticos, creando un ecosistema que va adquiriendo información de nuestras vidas, a cambio de servicios. Al mismo tiempo, una vez que entramos en alguno de sus ecosistemas, es muy difícil salir, ya que las diferentes corporaciones buscan que nos quedemos en su sistema.

Para poner un ejemplo, cuando compramos un teléfono con el sistema operativo Android, debemos usar una cuenta de Gmail, el servicio de correo de Google, para registrarnos. Esto nos brinda muchas ventajas por los servicios que nos presta (los mapas, el correo electrónico, notificaciones para que no nos olvidemos de tareas, etc.). Pero al mismo tiempo, esa información se va guardando para poder vendernos mejores publicidades. Pero si queremos cambiar a otra empresa de teléfonos, supongamos iPhone, perderemos el acceso a mucha de esa información que habíamos generado.

Y al ser un sistema cerrado, tampoco podemos saber exactamente qué información es la que estån guardando, ni por cuånto tiempo, ni qué hacen con ella.

Cuando navegamos por la Web, visitamos ciertas påginas. Lo que no sabemos es que la información que generamos (dónde hicimos clic, cuånto tiempo estuvimos mirando la pågina, qué visitamos después, etc.) es compartida con otros servicios sin nuestro consentimiento. Y si bien ya existen formas de aminorar este seguimiento, sigue siendo invisible para la mayoría de los usuarios de la Web.

Otro tema interesante es el recorte del mundo que estos buscadores y redes hacen con la informaciĂłn que recibimos. Para organizar los resultados de bĂșsquedas, o la informaciĂłn que nos muestran en la lĂ­nea de tiempo, utilizan algoritmos que se basan en nuestros gustos (que fueron aprendiendo por nuestros clics), lo que en teorĂ­a nos brinda resultados mĂĄs acordes con lo que queremos, pero que al mismo tiempo nos va encerrando en una burbuja.

Por ejemplo, a partir de nuestros clics en “Me gusta” en Facebook, empezamos a recibir actualizaciones de sólo algunas personas y no todas. Eso hizo que ciudadanos de Estados Unidos, por ejemplo, comenzaran a ver noticias sólo de sus amigos de un partido, y no del otro. Lo que va configurando la sensación de que todos estamos de acuerdo.

También se conoció el caso de que Facebook había usado la línea de tiempo de algunas personas para hacer estudios sociológicos, brindåndoles sólo buenas o malas noticias y viendo cómo cambiaba su ånimo (algo que le permitimos cuando aceptamos los Términos de Condiciones y Servicios).

Distancias

Sobre la brecha digital se ha hablado mucho. ¿Cuántas personas tienen realmente acceso a las nuevas tecnologías de la información y la comunicación (TICs)? ¿Es tan importante la “revolución” del conocimiento que genera la Web si la mayoría de la población mundial no tiene acceso a ella? Queramos o no, el mundo está digitalizándose. Aunque las poblaciones no tengan acceso a la Web, mucha de la información sobre esas mismas poblaciones está ya en la red.

Por si no fuera poco con una brecha digital (entre quienes tienen o no acceso a estas nuevas tecnologĂ­as), una segunda brecha se hace cada vez mĂĄs presente: la diferencia entre quienes conocen y manipulan estas herramientas, y quienes son simples consumidores.

Podemos ver el surgimiento de dos categorías: los usuarios que tienen miedo de la tecnología, creen que es algo que los superarå siempre y necesitan un acompañamiento protector, y por otro lado los manipuladores que son quienes entienden qué es lo que estå pasando, pueden ayudar a otros pero, principalmente, son los que participan en la creación de las tecnologías futuras. Por lo tanto, los creadores del entorno próximo de los usuarios.

Cada nuevo cambio de paradigma tecnolĂłgico implica un cambio en la sociedad. Cuando este cambio es, ademĂĄs, en la forma de comunicarnos y relacionarnos, el ser humano, como ser social, se modifica aĂșn mĂĄs. Por lo tanto, quienes pueden influir en esa tecnologĂ­a, ademĂĄs influyen en el cambio social. Por primera vez en mucho tiempo, cualquiera podrĂ­a participar en ese cambio, modificando y creando la tecnologĂ­a que modelarĂĄ el futuro de la sociedad. Pero para que eso sea posible hay luchas que combatir y ganar.

A desalambrar

Todas las tecnologĂ­as comienzan abiertas y despuĂ©s van cerrĂĄndose. La apertura y “anarquĂ­a” de la Internet original va cercĂĄndose con el poder de algunas compañías para concentrar nuestras horas conectados en sus servicios. Muchos chicos ya no usan el correo electrĂłnico, sino directamente Facebook. Otras personas no podrĂ­an vivir si mañana cerrara Google. El uso fue solidificando nuestra dependencia.

ÂżEs este nuestro Ășnico futuro posible? ÂżQueda alguna salida a la vigilancia, ya sea esta de empresas o gobiernos?

En los Ășltimos tiempos, primero con la llegada del movimiento de Software Libre, despuĂ©s con el resurgimiento de la cultura del “hazlo tĂș mismo” y los espacios para compartir cultura en las redes, la resistencia estĂĄ activĂĄndose.

Utilizar software que puede ser auditado por expertos para que tengamos la seguridad de que hace lo que dice hacer, que utilice estĂĄndares para no crear dependencia a una marca o modelo, compartir el cĂłdigo para que otros aprendan y modifiquen, es cada vez mĂĄs comĂșn.

El movimiento se amplió al hardware que también puede ser controlado por cualquiera. Costos mucho menores que posibilitan la distribución de la tecnología en mås manos. Los casos de Arduino y la Raspberry Pi como ejemplos emblemåticos de apostar a que la apertura tecnológica genere la comunidad de desarrolladores en beneficio de todos.

Cuando entendemos y podemos modificar el mundo que nos rodea, nos apropiamos de Ă©l. Los planes para acercar equipos (computadoras, robĂłtica, etc.) a las escuelas permiten que mĂĄs chicos aprendan que la tecnologĂ­a no es algo cerrado, que se escaparĂĄ siempre de sus manos. Por eso los planes para enseñar a programar en los colegios no pueden circunscribirse Ășnicamente a aprender a usar ciertos programas de la computadora, sino a entender cĂłmo funcionan.

ÂżDebemos todos ser programadores? ÂżEs el futuro un mundo sĂłlo para ingenieros? No, ciertamente no. Pero si no entendemos cĂłmo funcionan las tecnologĂ­as bĂĄsicas que estĂĄn configurando nuestra vida cotidiana, poco podremos participar en el mundo que viene.

Si no podemos tener acceso a modificar el software o los accesorios tecnológicos que tenemos, viviremos a merced de la decisión de otros. La tecnología y el desarrollo tecnológico no son neutrales. La dirección hacia dónde vamos sólo podrå ser modificada si entendemos qué estå pasando, y si tenemos las herramientas para lograrlo.

<
>


DESCARGAR - VER
NÂș 63: reforma de la justicia


DESCARGAR - VER
NÂș 62: La Secundaria como derecho


DESCARGAR - VER
NÂș 61: CULTURA


DESCARGAR - VER
NÂș 60: Extractivismo


DESCARGAR - VER
NÂș 59: La ResponsabilizaciĂłn en la gestiĂłn pĂșblica


DESCARGAR - VER
NÂș 58: Deporte y Sociedad


DESCARGAR - VER
NÂș 57: ÁFRICA


DESCARGAR - VER
NÂș 56: ASIA


DESCARGAR - VER
NÂș 55: EconomĂ­a Internacional


DESCARGAR - VER
NÂș 54: Homenaje a Aldo Ferrer


DESCARGAR - VER
NÂș 53: NÂș 53


DESCARGAR - VER
NÂș 52: Las deudas de la Democracia I


DESCARGAR - VER
NÂș 51: Juventud


DESCARGAR - VER
NÂș 50: Un mundo en Guerra


DESCARGAR - VER
NÂș 49: Libertad de expresiĂłn


DESCARGAR - VER
NÂș 48: FUERZAS ARMADAS Y DEMOCRACIA


DESCARGAR - VER
NÂș 47: Problemas Urbanos


DESCARGAR - VER
NÂș 46: CyMAT


DESCARGAR - VER
NÂș 45: Sexualidades


DESCARGAR - VER
NÂș 44: EE.UU. y AmĂ©rica Latina


DESCARGAR - VER
NÂș 43: Desarrollo y Medio Ambiente


DESCARGAR - VER
NÂș 42: DROGAS


DESCARGAR - VER
NÂș 41: Salud


DESCARGAR - VER
NÂș 40: Internet y Nuevas TecnologĂ­as


DESCARGAR - VER
NÂș 39: Internet y Nuevas TecnologĂ­as


DESCARGAR - VER
NÂș 38: EconomĂŹa Social y Solidaria


DESCARGAR - VER
NÂș 37: economĂ­a social


DESCARGAR - VER
NÂș 36: Tercera edad


DESCARGAR - VER
NÂș 35: CĂłrdoba


DESCARGAR - VER
NÂș 34: Control Social


DESCARGAR - VER
NÂș 33: EducaciĂłn Superior


DESCARGAR - VER
NÂș 32: GĂ©nero


DESCARGAR - VER
NÂș 31: 30 años de democracia


DESCARGAR - VER
NÂș 30: Justicia


DESCARGAR - VER
NÂș 29: DesafĂ­os culturales


DESCARGAR - VER
NÂș 28: EconomĂ­as Regionales


DESCARGAR - VER
NÂș 27: EconomĂ­as Regionales


DESCARGAR - VER
NÂș 26: NÂș 26


DESCARGAR - VER
NÂș 25: pueblos indĂ­genas


DESCARGAR - VER
NÂș 24: Ciencia y Poder


DESCARGAR - VER
NÂș 23: pobreza II


DESCARGAR - VER
NÂș 22: Pobreza


DESCARGAR - VER
NÂș 21: Migraciones


DESCARGAR - VER
NÂș 20: AGUA


DESCARGAR - VER
NÂș 19: IntegraciĂłn Regional


DESCARGAR - VER
NÂș 18: Estado II


DESCARGAR - VER
NÂș 17: Estado I


DESCARGAR - VER
NÂș 16: Industria


DESCARGAR - VER
NÂș 15: Seguridad democrĂĄtica


DESCARGAR - VER
NÂș 14: Reforma fiscal II


DESCARGAR - VER
NÂș 13: Reforma fiscal I


DESCARGAR - VER
NÂș 12: AgroganaderĂ­a


DESCARGAR - VER
NÂș 11: Crisis financiera internacional


DESCARGAR - VER
NÂș 10: EnergĂ­a


DESCARGAR - VER
NÂș 9: Transporte


DESCARGAR - VER
NÂș 8: Ciencia y tecnologĂ­a


DESCARGAR - VER
NÂș 7: Salud


DESCARGAR - VER
NÂș 6: Empleo


DESCARGAR - VER
NÂș 5: HĂĄbitat y vivienda


DESCARGAR - VER
NÂș 4: Argentina en el mundo


DESCARGAR - VER
NÂș 3: EducaciĂłn


DESCARGAR - VER
NÂș 2: Medio ambiente


DESCARGAR - VER
NÂș 1: Argentina hoy

Voces en el Fénix NÂș 40
La Red

Internet y Nuevas TecnologĂ­as

ArtĂ­culos de este nĂșmero

Esteban Magnani
El producto sos vos
Ariel Vercelli
Repensando las regulaciones en la era digital: ÂżLlegĂł la hora de (re)regular Internet?
José Cabrera Paz
Los circuitos que nos conectan
Guillermo Movia
La red cercada
VerĂłnica Xhardez
Contribuciones del software libre a la soberanĂ­a tecnolĂłgica y los desafĂ­os futuros
Fernando Ariel LĂłpez y Carolina De Volder
Ciencia para todos: paradoja y revoluciĂłn cientĂ­fica
Pablo M. FernĂĄndez
Último momento: el periodismo digital tiene futuro
Silvia Lago MartĂ­nez
Internet, las redes sociales y la acciĂłn colectiva contemporĂĄnea
Juan José Basanta
Internet, otro espacio para la organización. Pueblo Mapuche de Neuquén
Natalia Calcagno y Julio Villarino
Sin pausa
 pero sin prisa
Fernando Alfredo Bordignon
Una sociedad mediada por pantallas
Betina Lippenholtz
Museos inteligentes. Una puerta a la democratización del conocimiento a través de las TIC
Pablo Bongiovanni
EducaciĂłn y Realidad Aumentada
Fernando Gabriel Gutiérrez
La “revolución” de las redes sociales: sociedad, educación y nueva profesión
GermĂĄn H. Beneditto
Videojuegos: adicciĂłn y aspectos positivos dentro del marco educativo
Graciela A. Esnaola Horacek
Videojuegos para aprender
 ¥también en la escuela!
Alejandro Andrés Iparraguirre
Identidad latinoamericana de videojuegos

Newsletter