En torno a las definiciones de Ciencia y Poder

En torno a las definiciones de Ciencia y Poder

Por Bruno Capra

A la siempre conflictiva relaciĂłn entre la ciencia y el poder debemos sumar la dificultad que tenemos como sociedad para hablar justamente de este Ășltimo. Algunas definiciones que dejan planteado el problema e indican caminos a seguir para profundizar la discusiĂłn.
 
Ingeniero. Gerente General del Polo TecnolĂłgico Constituyentes S.A.


-A A +A

A lo largo del presente nĂșmero de Voces en el FĂ©nix hemos discutido e intentamos avanzar y profundizar en el anĂĄlisis de una cuestiĂłn por demĂĄs sensible, la relaciĂłn entre la Ciencia y el Poder. Tema de difĂ­cil abordaje en la Argentina por el limitado lenguaje con el que nos manejamos socialmente cuando nos referimos al segundo tĂ©rmino de la misma: el Poder, palabra que nos fue ocultada durante todas las fases de nuestros estudios, desde el nivel inicial hasta los niveles terciarios y universitarios.

Definimos Poder como el dominio, imperio, facultad y jurisdicciĂłn que alguien (o grupo) tiene para mandar o ejecutar algo.

Por años hemos vivido en la Argentina bajo gobiernos dictatoriales que eran puestos en el lugar de mando por los que realmente podían hacerlo, o sea los que realmente tenían el Poder.

Luego tuvimos años de democracia, donde el gobierno elegido democråticamente fue, o aliado del Poder como el de Menem, o condicionado por él como el de Alfonsín.

Hoy vivimos con mezclas varias de lenguajes en todos los ĂĄmbitos en que nos desenvolvemos, donde podemos hablar de Poder, donde en muchos casos hay disputas por el Poder real, pero no hemos todavĂ­a clarificado el asunto para movernos con claridad entre nosotros. Es imperioso profundizar e incorporar el concepto de Poder Real y construir un lenguaje que nos permita razonar sobre nuestros intereses. Vivir con confusiones nos dificulta mucho el avanzar bien y en Ciencia y en TecnologĂ­a esto es muy costoso, mĂĄs que nada en desaciertos y oportunidades perdidas.

Pruebe el lector a preguntar en su familia o grupos de amigos quĂ© entienden por Poder. Se encontrarĂĄn con una lista bastante completa de “atributos del poder” pero no en quĂ© consiste el Poder en sĂ­. Muchos dirĂĄn que ser presidente es tener Poder, que ser ministro es tener Poder.

¿Es así? Seguramente no. Voy a relatar un cuento que por años he contado a extranjeros, por lo general italianos que por razones de trabajo recibía en Buenos Aires. La mayoría de los que venían eran políticos o funcionarios estatales o empresarios italianos. Esto sucedía porque presidía yo el Comité de Relaciones con Italia de la Confederación General de la Industria en el marco del tratado entre la Argentina e Italia que se firmó en épocas del gobierno del Dr. Alfonsín. Fueron cientos de visitas y se desarrollaron a lo largo de una década. Los visitantes me preguntaban cómo era la Argentina. Luego de explicar eso en forma convencional, la pregunta que llegaba era: ¿cómo funciona? Y allí había que hamacarse. Algunos relatos eran para explicar cosas que no se entendían. Así fui armando un cuento que funcionaba bien, que entendían, que les permitía moverse con soltura y agradecían que les hubiese explicado.

El cuento era: Âżsaben ustedes cĂłmo se eligen autoridades en la Argentina? Cada cuatro años se hacen concursos de popularidad en los que participan todos los habitantes habilitados a votar. En ese concurso se elige al candidato que resulta mĂĄs popular. Por ganar el concurso de popularidad que acĂĄ se llama “Elecciones”, se le da un nĂșmero de atributos y oropeles entre los cuales estĂĄn: el cargo honorĂ­fico de Presidente de la RepĂșblica, un bastĂłn de mando, muy lindo, con tallados, una ceremonia importante como ganador del concurso, una residencia en Olivos y muchas otras cosas de las que podrĂĄ usufructuar dentro del perĂ­odo que dura el mandato emergente del concurso de popularidad. Entre todos los atributos hay uno simbĂłlicamente muy importante que se llama “SillĂłn de Rivadavia”.

Todos estos beneficios los podrå tener el ganador a su disposición durante los cuatro años de su mandato, siempre y cuando no realice actos contrarios a los intereses y deseos de los concursantes, que es bien sabido que son los que arman el concurso de popularidad que hizo que se sentase allí.

Llegados a este punto, siempre preguntaban quiénes eran esos que armaban el concurso de popularidad. Entonces les explicaba el funcionamiento del establishment y, en particular, en relación a los temas de interés que a cada uno de ellos tenía. Este cuentito les resultaba de particular interés.

Ellos entendĂ­an bien esta explicaciĂłn y les ahorraba mucho tiempo en sus movimientos locales.

¿Qué nos pasa a nosotros, los argentinos, que no podemos llegar a ver estas cosas y somos habitualmente víctimas de otros intereses que nos pueden manipular por esta laguna cultural que vivimos con una naturalidad digna de mejor causa?

En este punto, comento a los lectores que es propĂłsito de estos trabajos que estamos presentando en este nĂșmero de la revista el hacer una aproximaciĂłn al buen empleo de nuestros recursos para nuestro propio desarrollo econĂłmico y social que en los Ășltimos años ha desarrollado un potencial de vuelo de mucho mĂĄs interĂ©s que en el pasado. Como el tema cultural que se manifiesta en el cuento relatado, sin duda nuestra concepciĂłn discapacitada termina trabajando en contra del Ă©xito posible, ya que estoy seguro que hay muchos argentinos que sumergidos en las mejores intenciones pregonan intereses contrarios al objetivo con una vehemencia convincente que nos atrasa permanentemente en el logro, que con otras concepciones, mĂĄs ligadas a un realismo posible, podrĂ­amos obtener. O lo que es lo mismo, podrĂ­amos avanzar mucho mĂĄs rĂĄpido.

Es mi pensamiento que dar un paso en este sentido, generar debates orientadores, planificación que nos permita avanzar en los temas que nos interesan vinculados a la Ciencia por un lado y a la Tecnología por otro, si consiguiésemos entre todos esta mejora, nuestras cosas andarían cada vez mås råpido y, por lo tanto, mejor.

Un punto de gran interĂ©s es el de la TecnologĂ­a. Siguiendo a Jorge Sabato, defino a la TecnologĂ­a como “el conjunto ordenado de conocimientos empleados en la producciĂłn y comercializaciĂłn de bienes y servicios”. Notar que la definiciĂłn incluye la comercializaciĂłn. Esto es algo fundamental. O sea, la TecnologĂ­a se hace para ganar dinero, para dar utilidades a las empresas. Para eso se emplean todos los mĂ©todos imaginables, se desarrolla, que es la versiĂłn “pura” del anĂĄlisis, pero ademĂĄs: se copia, se roba, se esconde, se descubre, se hace todo lo que la gente hace para ganar dinero.

Hablando claro, la Ciencia es una cosa y suele ocupar gente que gusta hablar de principios, de Ă©tica, de honestidad, y para el hecho tecnolĂłgico suelen ser personas del mismo tipo que se encuentran en los bancos, en los “mentideros” fabriles, algunos personajes dudosos, pero todos eficaces para hacer negocios.

Se suelen utilizar los tĂ©rminos de Ciencia y TecnologĂ­a como si fuesen de la misma familia, como si fuesen mĂĄs o menos la misma cosa pero con matices. Esta yuxtaposiciĂłn poco feliz es parte de nuestra dependencia cultural, de este tributo cultural en el que estamos metidos, sin siquiera protestar entre nosotros por esta dependencia que ni siquiera nos piden, pero que nosotros ofrecemos como prenda de amistad a quienes sacan provecho de esta mistificaciĂłn que nosotros hacemos y por las mismas razones tampoco nos agradecen que les facilitemos a ellos los negocios, que en general son buenos para “ellos” y ruinosos para nosotros.

La TecnologĂ­a es un arte que combina saberes, inteligencia, habilidades, trabajo y obtiene con novedosas combinaciones dinero a cambio de esas habilidades implementadas. Poco que ver con la Ciencia, a la TecnologĂ­a la definiciĂłn que mejor la describe es una sola palabra: Negocio. Por hacer algo de forma distinta, se puede ganar dinero. El gobierno puede hacer ganar dinero a argentinos si dirige su poder de compra para que argentinos ganen ese dinero. Casi nunca en las licitaciones se compra tecnologĂ­a. Lo que se compra son equipos, aparatos, cosas que usan de tecnologĂ­as alojadas en los paĂ­ses de origen y que nunca o casi nunca acompañan a los equipos comprados. Es claro que la publicidad dice otra cosa, pero la verdad es la Ășnica realidad y esa combinaciĂłn de conceptos sĂłlo sirve para que los vendedores hagan mejores negocios de la mano de cĂĄndidos compradores oficiales o privados que de buena fe, o no, compran cuentas de colores.

La persistencia de este estado de cosas es una calamidad para los argentinos comunes que confĂ­an en sus dirigentes para vivir mejor.

La existencia de este nĂșmero de Voces en el FĂ©nix pretende mejorar este estado de cosas para el futuro y al mismo tiempo contribuir al esfuerzo que se estĂĄ haciendo desde el gobierno para poner en pie un sistema de Ciencia, TecnologĂ­a e InnovaciĂłn Productiva en el que invierte/invertimos mucho dinero. Es nuestra intenciĂłn contribuir con el aporte que nuestros convocados hacen para que se aproveche esa inversiĂłn lo mĂĄs posible para el bienestar de todos los argentinos.

Ponemos en vuestras manos este nĂșmero de Voces en el FĂ©nix con el deseo de hacer una contribuciĂłn a nuestro bienestar futuro.

<
>


DESCARGAR - VER
NÂș 62: La Secundaria como derecho


DESCARGAR - VER
NÂș 61: CULTURA


DESCARGAR - VER
NÂș 60: Extractivismo


DESCARGAR - VER
NÂș 59: La ResponsabilizaciĂłn en la gestiĂłn pĂșblica


DESCARGAR - VER
NÂș 58: Deporte y Sociedad


DESCARGAR - VER
NÂș 57: ÁFRICA


DESCARGAR - VER
NÂș 56: ASIA


DESCARGAR - VER
NÂș 55: EconomĂ­a Internacional


DESCARGAR - VER
NÂș 54: Homenaje a Aldo Ferrer


DESCARGAR - VER
NÂș 53: NÂș 53


DESCARGAR - VER
NÂș 52: Las deudas de la Democracia I


DESCARGAR - VER
NÂș 51: Juventud


DESCARGAR - VER
NÂș 50: Un mundo en Guerra


DESCARGAR - VER
NÂș 49: Libertad de expresiĂłn


DESCARGAR - VER
NÂș 48: FUERZAS ARMADAS Y DEMOCRACIA


DESCARGAR - VER
NÂș 47: Problemas Urbanos


DESCARGAR - VER
NÂș 46: CyMAT


DESCARGAR - VER
NÂș 45: Sexualidades


DESCARGAR - VER
NÂș 44: EE.UU. y AmĂ©rica Latina


DESCARGAR - VER
NÂș 43: Desarrollo y Medio Ambiente


DESCARGAR - VER
NÂș 42: DROGAS


DESCARGAR - VER
NÂș 41: Salud


DESCARGAR - VER
NÂș 40: Internet y Nuevas TecnologĂ­as


DESCARGAR - VER
NÂș 39: Internet y Nuevas TecnologĂ­as


DESCARGAR - VER
NÂș 38: EconomĂŹa Social y Solidaria


DESCARGAR - VER
NÂș 37: economĂ­a social


DESCARGAR - VER
NÂș 36: Tercera edad


DESCARGAR - VER
NÂș 35: CĂłrdoba


DESCARGAR - VER
NÂș 34: Control Social


DESCARGAR - VER
NÂș 33: EducaciĂłn Superior


DESCARGAR - VER
NÂș 32: GĂ©nero


DESCARGAR - VER
NÂș 31: 30 años de democracia


DESCARGAR - VER
NÂș 30: Justicia


DESCARGAR - VER
NÂș 29: DesafĂ­os culturales


DESCARGAR - VER
NÂș 28: EconomĂ­as Regionales


DESCARGAR - VER
NÂș 27: EconomĂ­as Regionales


DESCARGAR - VER
NÂș 26: NÂș 26


DESCARGAR - VER
NÂș 25: pueblos indĂ­genas


DESCARGAR - VER
NÂș 24: Ciencia y Poder


DESCARGAR - VER
NÂș 23: pobreza II


DESCARGAR - VER
NÂș 22: Pobreza


DESCARGAR - VER
NÂș 21: Migraciones


DESCARGAR - VER
NÂș 20: AGUA


DESCARGAR - VER
NÂș 19: IntegraciĂłn Regional


DESCARGAR - VER
NÂș 18: Estado II


DESCARGAR - VER
NÂș 17: Estado I


DESCARGAR - VER
NÂș 16: Industria


DESCARGAR - VER
NÂș 15: Seguridad democrĂĄtica


DESCARGAR - VER
NÂș 14: Reforma fiscal II


DESCARGAR - VER
NÂș 13: Reforma fiscal I


DESCARGAR - VER
NÂș 12: AgroganaderĂ­a


DESCARGAR - VER
NÂș 11: Crisis financiera internacional


DESCARGAR - VER
NÂș 10: EnergĂ­a


DESCARGAR - VER
NÂș 9: Transporte


DESCARGAR - VER
NÂș 8: Ciencia y tecnologĂ­a


DESCARGAR - VER
NÂș 7: Salud


DESCARGAR - VER
NÂș 6: Empleo


DESCARGAR - VER
NÂș 5: HĂĄbitat y vivienda


DESCARGAR - VER
NÂș 4: Argentina en el mundo


DESCARGAR - VER
NÂș 3: EducaciĂłn


DESCARGAR - VER
NÂș 2: Medio ambiente


DESCARGAR - VER
NÂș 1: Argentina hoy

Voces en el Fénix NÂș 24
El Discurso del rey

Ciencia y Poder

ArtĂ­culos de este nĂșmero

Oscar Varsavsky 1920-1976
Ciencia, polĂ­tica y cientificismo
Bruno Capra
En torno a las definiciones de Ciencia y Poder
Inés Izaguirre
Ciencia y poder
Jorge Oscar Marticorena
Ciencia y poder: una relaciĂłn compleja
Gabriel N. BarcelĂł y Marina A. Pistorio
El otro triĂĄngulo del Conocimiento: Ciencia, tecnologĂ­a y poder
Roberto Kozulj
Ciencia, poder y globalización: ¿qué espacios, qué ciencia, que políticas?
Ana MarĂ­a Vara
Un nuevo ethos para la ciencia y el conflicto de interés financiero
Sara Rietti
Hacia una polĂ­tica cientĂ­fica y tecnolĂłgica propia, para un modelo alternativo en el marco de Unasur
MartĂ­n A. Isturiz
El conocimiento como instrumento de soberanĂ­a
Enrique MartĂ­nez
La ciencia, instrumento de poder
TomĂĄs Buch
TecnologĂ­a y trabajo
Erica Carrizo y Victoria Alfonso
Las políticas de CyT y el “estilo de desarrollo”: un proyecto inconcluso
Eduardo Mallo
Ciencia, tecnologĂ­a y polĂ­tica en la Argentina. La persistencia de perspectivas divergentes
Diego Hurtado
La construcciĂłn de la Argentina como paĂ­s proliferador
Cecilia GĂĄrgano y Pablo Souza
InvestigaciĂłn pĂșblica orientada al agro en la Argentina: apropiaciĂłn, trayectorias y disputas
Martín Schorr y Andrés Wainer
Industria y tecnologĂ­a. EvoluciĂłn del perfil del intercambio comercial manufacturero en la Argentina reciente

Newsletter